Imagen tomada este jueves de un ensayo en el ‘Principal’, escenario en el que han realizado una residencia artística esta semana | Gemma Andreu

0

La compañía menorquina La Trup siente una especial predilección por la figura de Joan Ramis i Ramis. En 2012 ya adaptó, y con éxito, otra obra del autor menorquín, «Lucrècia», por la que recibieron cinco premios y llevaron a escena en un centenar de ocasiones. Esa pasión que el grupo artístico siente por Ramis abre una nueva etapa con el estreno este sábado en el Teatre Principal de «Arminda, una història d’homes».

Así, el público podrá disfrutar de un texto inédito de quien está considerado como «el autor dramático menorquín más importante de nuestra historia» y «de la literatura dramática del siglo XVIII en catalán», recuerdan desde La Trup. Estamos hablando de una tragedia de tema amoroso y estilo neoclásico escrita en versos alejandrinos pareados, cuya puesta en escena es posible gracias a que el proyecto resultó ganador de la segunda edición de la convocatoria de coproducciones convocada por el Teatre Principal de Maó.

Un estreno que coincide precisamente con el 250 aniversario de la creación de la pieza. Sobre el original, reconoce el director de la obra,SergiMarí, que «respetamos el texto de Ramis pero hemos hecho nuestra aportación. Le rendimos un homenaje pero ponemos cosa de nuestra cosecha porque consideramos que esta obra merece una visión crítica».

Argumenta Marí que «en las obras antiguas hay valores que no solo hemos de conocer, sino también discutir, reflexionar y, si es necesario, criticar».Al hilo de ese posicionamiento, añade que «todo lo que es patrimonio    y tradición se tiene que conocer, pero eso no quiere decir que nos lo tengamos que creer todo y que no lo hayamos de transformar y hacer evolucionar».

En «Arminda» se pueden encontrar representados los valores machistas de la época; su protagonista es objeto «de las pasiones y manipulaciones de tres hombres», recuerdan desde La Trup, que revisa el texto a través de dos vías. Por un lado con la interpretación íntegra de la obra original y por contra con «la irrupción de la realidad a través de acciones performativas».

El equipo está formado mayoritariamente por profesionales menorquines. Participan    Montse González, Agnès Romeu y el propio Marí en la dramaturgia; Marga de la Llana se hace cargo de la escenografía y el    vestuario y Pere P. Ripoll de la música original. Los intérpretes son Queralt Albinyana, Rodo Gener, Eugeni Marí, Josep Mercadal, Xavier Núñez y Àlvar Triay.