El espectáculo sirvió para conmemorar los 15 años de la academia de Ferreries. | Josep Bagur Gomila

0

Ha habido que esperar algo más de un año y medio, pero al final el espectáculo «Peter Pan» por fin pudo levantar el vuelo en el Teatre des Born. Se trata de uno de los montajes más conocidos de la coreógrafa Carmen Estela, cuyo reestreno estaba previsto para el 20 de marzo de 2020 y así celebrar los 15 años desde que abrió su academia de baile en Ferreries, pero el estado de alarma decretado por la irrupción de la pandemia dejó en el aire de un espectáculo que se ha tenido que aplazar en varias ocasiones.

«Por fin podré dormir en paz»,    reconocía la coreógrafa venezonala instalada en la Isla desde hace años tras terminar el espectáculo del sábado, que al igual que la función de ayer salió a escena con todas las entradas vendidas.

«Peter Pan» es una de las apuestas más ambiciosas de Estela, un montaje al que le llevó mucho tiempo dar forma y para el que visionó todas las películas basadas en la famosa obra del escritor escocés James M. Barrie. Su primera versión ya se estrenó con éxito en el ‘Principal’ de Maó en 2010. Sin embargo, en Ciutadella por las características del escenario del Teatre des Born, de dimensiones más reducidas, ha tenido que apostar por una versión menos ambiciosa pero igualmente vistosa que tuvo como aliciente novedoso la apuesta por el elemento audiovisual como complemento.

Un montaje, no obstante, a lo grande, en lo que a intérpretes se refiere. Y es que a lo largo del espectáculo llegan a desfilar hasta cerca de 90 alumnos de su escuela. Chicos y chicas de edades comprendidas entre los 5 y los 18 años, acompañados por otras figuras más veteranas para meterse en papeles de mayor edad, como el Capitán Garfio interpretado por Jesús Martínez, o Yolanda Paredes en el rol de la madre.

Unas representaciones que, por el gran volumen de intérpretes, se llevaron a cabo con todas las medidas de seguridad sanitarias. Prueba de ello es que los artistas salieron al escenario con mascarilla incluida como complemento del vestuario.

Un éxito de público, y según Estela un logro por lo que significa volver a pisar un escenario después de tanto tiempo, y no uno cualquiera, sino el Teatre des Born. «Para    los alumnos es una experiencia brutal poder actuar    en un escenario como ese», explica la coreógrafa, quien reconoce que estamos ante el talento «de una escuela de danza pero hacemos un trabajo bien profesional».

Visto el éxito de «Peter Pan», el equipo artístico ya tiene puesta la mirada en su próximo espectáculo. Y todo apunta a que recuperarán una de las piezas más reconocidas de su repertorio, «El Cascanueces, para estrenarla de nuevo en diciembre de 2022.