Los jóvenes músicos menorquines en una de las fotos promocionales del disco.

0

Canción a canción, el joven grupo menorquín Verlaat continúa escribiendo poco a poco su historia. Después de la publicación de un buen puñado de singles, la formación despidió 2021 con «Borps i abatzers». Un EP que bien podría considerarse casi como un álbum, ya que cuenta con seis canciones. En unos tiempos en que los formatos en función de la duración han quedado prácticamente obsoletos, la banda habla de su disco de debut.

Material nuevo (la mayor parte) que suman a su trayectoria y que tenían ganas de compartir desde hacía ya tiempo con su público. Verlaat sigue fiel a su filosofía artística, esa que pasa por autoproducirse, aunque en esta ocasión han contado para las mezclas con la colaboración de Edu Florit. En lo que se refiere al estilo, continúan tirando de la música pop cantada en menorquín y que bebe de    unas influencias bastante claras, como podrían ser Antònia Font o Manel.

En «Borps i abatzers» se adivina un tono más tranquilo que en el de sus primeras canciones. Josep Peñalver (voz principal y teclados) señala que el nuevo sonido «es un poco más electrónico» y también «más introspectivo». A su juicio se nota también una producción más elaborada que en la de sus primeras canciones.

Un trabajo en el que se han querido abrir también a las colaboraciones. «Borps i abatzers» cuenta con las voces femeninas de otras dos artistas menorquinas, Clara Barceló y Anna Ferrer, que prestan su arte en los temas «Cuques de llum» y «Borp», respectivamente.

Un paso adelante

El joven grupo, que completan    Cesc Pallicer (bajo y coros), Jaume Pérez (guitarras y coros), Miguel Sanjosé (batería y coros) y Àngel Gelabert (teclados y percusión), da así un paso adelante para subirse a esa emergente nueva ola de grupos menorquines de la que también forman parte otras bandas como Suc i Sopes o Ses Bísties de Mongofre. «Está muy bien que haya grupos nuevos que vayan saliendo, que se mueva la escena es positivo para la cultura de la Isla», sostiene Peñalver.

Tras lanzar su último trabajo el pasado 30 de diciembre, el grupo tiene previsto entrar la próxima semana de nuevo en el estudio para grabar un nuevo EP. Un trabajo que esperan que vea la luz el próximo verano y con «canciones de un tono más alegre», avanza el músico.

El pasado año se subieron al escenario del Festival Cruïlla en Barcelona; pasaron también por la terraza de Es Claustre de Maó y despidieron el año en Es Mercadal actuando en el festival menorquín Maquetes. Aunque por el momento no tienen fechas cerradas para este año, la intención es poder presentar en directo las canciones de sus dos últimos trabajos tanto en Menorca como en Mallorca y Catalunya.