Momento de la ‘performance’ artística | Ayuntamiento de Alaior

Alaior Arte Contemporáneo (LÔAC) cumple un año de vida y sus responsables han querido celebrarlo pasando a la acción. Lo han hecho con un programa de actos especiales que se culminó el sábado con una performance en la Plaça des Ramal. Allí tuvo lugar un espectáculo ideado por Lucía Vallejo, autora que forma parte de la nómina de artistas que exponen en el centro cultural, y que con motivo del primer aniversario ha extendido su colaboración.

Apunta el alcalde de a Alaior, José Luis Benejam, que el de la LÔAC no responde al formato de un museo «inamovible», sino más bien a un proyecto «en continuo movimiento». Fruto de esa inercia se ha ampliado la oferta expositiva en uno de los escenarios secundarios del dentro cultural, la Capella de Gràcia. Allí, la propuesta de la reconocida Marina Abramovic convive ahora con otro proyecto de Vallejo. Estamos hablando de una parte de la muestra «Memento Mori», una colección de esculturas doradas que en 2021 ya se expusieron en Can Oliver que habla sobre «la muerte y la fugacidad de la vida».

La artista mostrando piezas de «Memento mori».  Foto: Antxon Castresana

Vallejo, bilbaina de nacimiento pero estrechamente ligada a la Isla, continúa muy fiel a la filosofía que le ha servido como motor durante toda su carrera, huir lo exclusivamente estético con el propósito de invitar a la reflexión. Un punto de unión con Abramovic. «Me siento muy honrado de hacer un muestra junto a ella», reconoce.

Y siguiendo su inspiración, optó por celebrar el primer  año de LÔAC con una performance. Para ello recuperó piezas de otro de sus montajes, «Mujeres en silencio», que ya había mostrado con anterioridad en el Museo Lázaro Galdiano. Un reconocimiento a quienes durante generaciones «han formado parte de una historia callada».Así, cuatro cariátides interactuaron con el movimiento de la compañía de danza Tal i Tal. Con Joan Taltavull metido en la piel de una alegoría de la muerte y su hermana Carme representando la fragilidad de la vida, el espectáculo cobró fuerza al son de la ópera «Dido y Aneas».