Imagen promocional del nuevo trabajo.    | DOLORS BOATELLA

0

«Para mí cada día es el Día Mundial de la música», confiesa Cris Juanico. El hecho de que este martespublicara su trabajo «M’enroca» coincidiendo con esa celebración «es una casualidad, pero está bien que así sea», reconoce el músico de Ciutadella. El que fuera voz de la mítica banda menorquina Ja t’ho diré es alguien que a lo largo de su ya extensa carrera no se ha decantado mucho por un formato como el del EP. Sin embargo, Juanico es consciente de que los tiempos están cambiando, y que el lanzamiento de canciones funciona ahora de una manera diferente.

Los cuatro temas que forman parte de «M’enroca» solo se pueden escuchar por el momento a través de plataformas digitales, pero en el futuro el disco también contará con una versión física. Es el resultado de una situación de impasse en su carrera, que le pilla con otros proyectos también en mente, pero que se caracteriza por el hecho de recoger composiciones nuevas, algo que no sucedía desde que editara el álbum «Viu» hace ya tres años.

Entre las cuatro nuevas composiciones, que se extienden a lo largo de casi 15 minutos, hay una de la que el artista se siente especialmente satisfecho. Estamos hablando de «Quan és de nit», una obra musical creada a partir de un poema de Toni Català.

El resto de cortes llevan por título «El teu encant», «La vida no és gens fàcil», «Quan és de nit» y «Dies d’hivern».

Apuntan desde RGB Suports y Aumon, que comparten la edición del EP, que el artista nos describe cómo el territorio que le rodea marca la forma en que se viven las cosas. En el caso del nuevo trabajo, hablan de «una simbiosis total entre el artista y el hábitat». Por su parte, el cantante añade que «’M’enroca’ es mi forma de decir que sigo estando aquí, haciendo mi trabajo en una isla espectacular».

En el EP cabe destacar el sonido del violín de Blanca Coll, instrumento con el que ya aparecía en el repertorio del anterior trabajo, el álbum recopilatorio «Salpols». «Me he acostumbrado mucho a él, tiene brillo y da un contrapunto a la melodía y la voz», sostiene Juanico.