El obispo Salvador Giménez y los reponsables de Caritas, con los representantes de los medios de comunicación | Javier Coll

8
Caritas atiende cada vez más a residentes españoles y menos a inmigrantes, según ha explicado este martes a los medios el obispo de Menorca, Salvador Giménez, acompañado de los directivos de la entidad diocesana, Guillem Ferrer y Joan Mir. Este dato no se explica solo por la vuelta a sus países de los residentes extranjeros, sino por el incremento de la precariedad económica entre las familias menorquinas. Ferrer ha comentado que las familias han sido el gran sostén de algunos de sus miembros sin recursos, pero que al final muchas de ellas no han tenido más alternativa que acudir a Caritas.
La organización diocesanano ha notado todavía una menor presión de atención social, aunque prevén que las necesidades urgentes desciendan durante una temporada turística en que se incrementará la contratación.
La entidad de la Iglesia de Menorca casi ha duplicado en el último año el volumen de ropa recogida en los casi 30 contenedores que tiene en toda la Isla. La mayor parte de esta ropa se recicla, con personas contratadas por esta empresa de reinsersión, y después se pone a la venta en las tiendas propias. Precisamente, una nueva tienda se inaugura el viernes, a las 19.30. Se encuentra en la calle Vila Juaneda de Ciutadella.