Las ratios de los institutos públicos, un argumento común de los padres y de la patronal de la concertada

7

La patronal Escola Catòlica alegará contra la decisión de retirar el concierto de Bachillerato al CC La Salle Maó porque entiende que incumple varios preceptos jurídicos, es extemporánea y no obedece a los datos de los institutos públicos de la zona para el próximo curso, donde las previsiones apuntan a que se superarán las ratios máximas. Su presidente, Bernat Alemany, asegura que la anulación del concierto es algo extremadamente inusual, que obedece al cambio de Govern, aunque en ningún caso por cuestiones ideológicas, sino más bien por precipitación.

Alemany expone que la decisión es ilógica en cuanto que el concierto ya fue aprobado incluso para el curso anterior, aunque tarde, y supone que Menorca vuelve a estar en desventaja respecto a otras islas, donde existe el Bachillerato concertado. La anulación, según Alemany, incumple varias leyes. Una por la temporalidad, ya que los conciertos deben aprobarse o rechazarse en abril. «Y además se anula a finales de julio con argumentos que entran en contradicción con los que se emplearon para aproblarlo en abril, los datos de matrícula del entorno, sin que se hayan producido cambios significativos en este tiempo».

Además, comenta, al adoptar esta decisión a estas alturas no se ha tenido en cuenta ni el hecho de tener matrículas formalizadas, ni la situación de las familias ni la contratación de personal adicional. «No se respetan los derechos de los ciudadanos, existen una situación de inseguridad jurídica», apunta Alemany.

[Lea la noticia completa en la edición impresa o en Kiosko y Más o My News]