Gerard Villalonga, con el colegio de consultores, en El Toro | Josep Bagur

1

Gerard Villalonga Hellín ha sido elegido por el Colegio de Consultores administrador diocesano de Menorca, cargo que ocupará hasta que tome posesión el nuevo obispo de Menorca. El acuerdo se ha adoptado por los seis sacerdotes que componen este organismo por unanimidad, "el consenso es importante, manifiesta unidad dentro de la Iglesia", ha manifestado el propio Villalonga, hasta ahora vicario general de la Diócesis, quien ha asumido la responsabilidad con esa muestra de apoyo de sus compañeros en el ministerio sacerdotal.

El acuerdo ha sido dado a conocer por el decano del Colegio de Consultores, Bosco Faner, al término de la reunión celebrada a las diez de la mañana de ester martes en el santuario de El Toro. El periodo de sede vacante se estima que durará unos seis meses, durante los cuales nada puede ser innovado, salvo mantener el curso de la Diócesis tal como está programado. La decisión ha sido inmediatamente comunicada al ahora obispo de Lleida, Salvador Giménez, al nuncio del Vaticano en España y al arzobispo de Valencia.