Este es el lujoso y exclusivo crucero «The World», que en julio de 2016 recalará en Ciutadella, y que en 2009 ya amarró en Menorca. Lo hizo, como muestra la imagen, en el puerto de Maó

6

El informe de Ports que el conseller de Movilidad, Joan Boned, ha remitido, aunque incompleto, al gobierno de Ciutadella para justificar su rechazo a los duques de alba concluye con la necesidad de «suspender» esta inversión pese a que, se afirma en repetidas ocasiones, el nuevo puerto exterior «es pequeño» y, cuatro años después de su puesta en marcha, ya «ha quedado obsoleto».

«Las previsiones de tráfico de línea regular se han multiplicado (hasta las 1.239 escalas en 2014, un 20,4 por ciento más que en su primer año entero, 2012) y la realidad es que los atraques se encuentran ocupados prácticamente todo el día». Y esto es así porque, pese a ser ya «el puerto más importante para el tráfico comercial de Menorca, fue dimensionado» en su día para operar solo con dos buques, los de Baleària e Iscomar que ya había entonces: uno de hasta 130 metros de eslora en el muelle de Poniente (que suma 147 de largo) y otro de 100 en el muelle de Levante (de 116), pegado a la costa, donde debían ir los duques de alba. Y, «ya desde la fase de proyecto, se conocía que el nuevo puerto estaría sometido a restricciones importantes por el viento y el oleaje».

Tan es así que, transcurridos cuatro años desde la entrada en funcionamiento del dique de Son Blanc, Ports contradice incluso todos los estudios anteriores que, desde 2009, aconsejaban aumentar la línea de atraque en el muelle de Levante «por razones de economía, facilidad constructiva, maniobrabilidad, seguridad y funcionalidad».

Lea la noticia completa en la edición impresa del 23 de septiembre en Kiosko y Más