Preparaciones en los colegios electorales | Javier Coll

4

Cada cita electoral escribe la historia pero sin duda la de hoy domingo 20 de diciembre es excepcional por la fragmentación de la escena política, con cuatro fuerzas con presencia nacional en liza y a escasa distancia en intención de voto, lo que apunta ya a que ninguno alcanzará la mayoría absoluta y serán necesarios los pactos. Hacia qué lado, izquierda o derecha, es lo que tienen que decidir los 64.085 menorquines con derecho a voto, 726.264 electores en Balears y 36,5 millones en toda España.

En la liza están 558 parlamentarios, 350 diputados y 208 senadores, y los votantes de Menorca podrán escoger qué ocho candidatos de las Islas ocuparán un escaño en las Cortes Generales y cuáles son los cinco que se sientan en el Senado, uno por Menorca.


Menos peso nacionalista

Los antiguos equilibrios de poder han cambiado y si algo determinarán estas elecciones parece que será la pérdida de peso específico a la hora de formar gobierno en Madrid de las fuerzas nacionalistas catalanas y vascas principalmente, que antaño inclinaban la balanza en pactos con los grandes partidos. Las fuerzas emergentes, como Ciudadanos y Podemos, de implantación estatal, tienen ahora posibilidades reales de romper el bipartidismo entre PP y PSOE. Eso también hace que, por primera vez en la historia de las Islas, no solo haya dos partidos de Balears que puedan estar representados en el Congreso.Ç

Durante la campaña electoral los sondeos de intención de voto han ido variando. Ciudadanos arrancó fuerte en precampaña y la primera recta de la campaña pero perdió gas en la segunda parte, a partir del debate a cuatro en Atresmedia.

Sobre esta joven fuerza política que lidera Albert Rivera recaen las miradas cuando se trata de pactos, Ciudadanos es ahora el partido bisagra. A lo largo de la campaña Rivera no aclaraba si se abstendría para permitir la investidura de Rajoy o Sánchez si éstos pudieran formar gobierno, aunque el último día dijo que le parecería correcto «dejar comenzar la legislatura». En el PP el optimismo inicial ha dado paso a la inquietud ante el ascenso en las últimas semanas de Podemos y la posibilidad de que se geste un pacto de izquierdas al que Sánchez ya ha apuntado, al estilo de los que se han formado en autonomías y ayuntamientos y que nunca se ha dado antes en el Gobierno central.

Ante este escenario los populares proclaman que son el voto útil para frenar a un Podemos cuyo aliento siente en su nuca el candidato del PSOE, Pedro Sánchez.

En estas elecciones destaca asimismo el incremento de más de un 50 por ciento de las peticiones para votar por correo con respecto a las elecciones de 2011 (hasta el jueves 30.110 personas frente las 18.729 de hace cuatro años), lo que lleva a prever un importante aumento de la participación.