Uno de los árboles afectados | AJ.M.

9

El Ayuntamiento de Maó ha puesto en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza, de la Guardia Civil, el envenenamiento de nueve árboles en la barriada de Dalt Vilanova, por lo que los agentes han iniciado la investigación para esclarecer lo sucedido y tratar de dar con los responsables del acto vandálico.

Una brigada municipal que trabajaba por la zona detectó este jueves el estado de deterioro en que se encontraban algunos árboles de aquella zona, hasta contabilizar un total de 9. Tras reconocerlos advirtió que habían sido agujereados con un berbiquí para inyectarles algún tipo de sustancia tóxica que ha causado su enorme deterioro.

El Ayuntamiento ha tomado muestras de las zonas abiertas y las ha enviado a analizar a un laboratorio para determinar qué clase de veneno han recibido. Mientras tanto, de acuerdo con la opinión de un especialista en botánica, se les aportará una gran cantidad de agua durante los próximos días para intentar recuperarlos.

«No entendemos quién ha podido hacer esto, es una auténtica barbaridad que no se puede permitir», ha indicado el concejal del área, Manolo Lora.