Una mesa redonda con gran audiencia. La presentación de la propuesta reducida del proyecto y el debate sobre el parque solar de Son Salomó llenó ayer tarde el salón del Cercle Artístic de Ciutadella, muestra del interés que suscita y de la controversia entre la apuesta por la energía renovable y la conservación del patrimonio | Gemma Andreu

4

Ceconat Menorca SL reduce un 40 por ciento la ampliación proyectada en el parque solar de Son Salomó. En vez de 174 hectáreas ocupará 104, a las que hay que sumar las 13 de la planta en funcionamiento desde 2008, por lo que la superficie total de la instalación será de 117 hectáreas, según ha explicado Miquel Àngel Maria, el conseller que ha negociado el recorte.

La reducción no afecta, sin embargo, a la capacidad de producción energética, que será de 50 megavatios como se había previsto, ni a la inversión de 50 millones con un plazo de amortización estimado en 14 años. Para ello se ha optado por la plantación de más paneles por tanca y por la opción de placas más eficientes, más caras pero con más rendimiento.

Con esa restricción, solo se ocuparán parcelas del lloc de Son Salomó, se prescinde de las de Torre Vella d'en Lozano, así no saltará el camino de Punta Nati y se evita el efecto túnel. Es la reducción máxima a la que podía llegar la empresa para mantener la viabilidad de la instalación, según la respuesta ofrecida a la petición de compresión, la segunda en tres meses, realizada por el Consell. En la propuesta anterior, el ajuste eliminaba el 22 por ciento de las 174 hectáreas iniciales.

Bendecido por la Administración insular, que le otorgó la declaración de interés general en 2013, el proyecto está pendiente de la autorización del Mnisterio de Industria y de la licencia municipal. Esta se concederá con el compromiso de restitución paisajística pasados 35 años, que es, por otra parte, el periodo aproximado de vida útil de la infraestructura. Que sea considerado una obra reversible es uno de los términos de negociación para la licencia urbanística. La tramitación del expediente es impecable, ha recibido hasta 11 informes de distintos órganos de la Administración a petición de la Comisión balear de medio ambiente.


Coherencia

«Por coherencia con la reserva de la biosfera y los acuerdos de la Cumbre de París, hemos de avanzar en la producción de energía renovable», argumenta Miquel Maria, «si hubiéramos parado este proyecto -que tampoco podemos- en esta legislatura no se habría hecho nada». Reconoce, no obstante, que se lleva a cabo sin planificación previa, algo «que se tendrá en cuenta en el nuevo PTI».

Lea la noticia completa en la edición impresa del 06 de octubre en Kiosko y Más