La mitad, fuera. En el Camí des Castell, los alcorques son demasiado pequeños y al ser la calle estrecha, los árboles se podan demasiado | Javier Coll

9

La falta de espacio suficiente para un óptimo crecimiento y las podas excesivas son los principales problemas que presentan los árboles que se encuentran en la vía pública de Maó. Así se desprende del minucioso inventario que ha realizado el botánico Pere Fraga, y que fue presentado este jueves en el Ayuntamiento de Maó.

De los 3.886 ejemplares analizados, un 30 por ciento (1.226) presentan anomalías con el entorno, es decir, crecen en alcorques demasiado pequeños (1.120), se encuentran en aceras demasiado pequeñas, son estrangulados por rejas o interfieren en aparcamientos, entre otras situaciones. Un 36 por ciento (1.397) sufren problemas relacionados con su cultivo, como la poda excesiva (841) o ser inadecuados para el emplazamiento que ocupan (446). Un ejemplo de esta última distorsión son los ficus, la mayoría de los cuales están alineados en calles cuando son más propios de espacios abiertos como parques.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 10 de marzo en Kiosko y Más