El tren turístico que recorre cada verano la urbanizaciones de Son Bou, Sant Jaume y Torre Solí lo hará también este año por Cala en Porter. El Ayuntamiento licita el contrato administrativo, la autorización y la ocupación de dominio público para el desplazamiento por las vías de estas zonas del mini-bus, con el objetivo de ofrecer un circuito turístico que es ya una oferta clásica en Son Bou y que también se reclamaba en Cala en Porter pero que, por la falta de empresas suficientes de este tipo de transporte, hasta ahora no se podía cubrir, explicó la alcaldesa. Misericordia Sugrañes señaló ayer que de este modo se cubrirán las dos urbanizaciones del municipio y se dará respuesta a una petición de los residentes en Cala en Porter. «En ambas zonas existe una demanda, los residentes lo quieren y por eso se tramita por la vía de urgencia», añadió Sugrañes.

El contrato será de dos temporadas turísticas y finalizará en 2018, aunque será prorrogable por otras dos. El presupuesto base de la licitación es de 6.000 euros por temporada y el valor estimado del contrato asciende a 24.000 euros.

Sant Lluís sigue sin decidir el recorrido

A diferencia de lo que sucede en Alaior, la idea de prolongar el recorrido del tren turístico para cubrir toda la costa de Sant Lluís ha encontrado la resistencia de los vecinos de Cap d'en Font, Binissafúller Playa y Binissafúller Roters. Ayer la junta de gobierno del Ayuntamiento tuvo la cuestión sobre la mesa, después de que el pasado lunes los concejales Remi Lora y Teresa Borràs, en representación del equipo de Montse Morlà, recibieran a los representantes de los vecinos y escucharan su postura. Según explicó Borràs, no hay una decisión firme tomada, el mini-tren no rodará de momento, y se mantiene el compromiso de tener un nuevo encuentro con los vecinos.