Los socorristas que prestan el servicio de vigilancia en las playas del sur de Ciutadella, este viernes en la zona de Son Saura

6

El servicio de socorrismo que custodia las playas del sur de Ciutadella ha coordinado un total de diez operaciones por mar durante la presente temporada alta. El dispositivo se realiza a lomos de una barca neumática cedida por el Govern –tras una petición formal realizada por el ayuntamiento de Ciutadella– y patrulla de forma constante las calas vírgenes del sur del municipio de Ponent, una de las parcelas de la costa menorquina que más presión humana recibe desde el inicio de cada verano.

Un patrón de embarcación y un socorrista acuático de la firma Marsave –adjudicataria del concurso público convocado para este año– prestan un servicio que comenzó el pasado 16 de junio y finalizará el próximo 15 de septiembre. Durante un total de nueve horas se vigilan las zonas de costa y se mantiene una constante comunicación con los compañeros de tierra.

Oriol Baradad, concejal de Policía Local de Ciutadella, explicó este viernes que «esta iniciativa comenzó a desarrollarse el año pasado, cuando nos pusimos en contacto con el Govern para que nos cediese una embarcación, cosa que hicieron sin problemas y con todas las facilidades posibles». Los dos efectivos a bordo de la embarcación comienzan su jornada sobre las 10 de la mañana y la finalizan a las 7 de la tarde, cubriendo las horas calientes del día. Han actuado en siete lugares diferentes y protagonizado asistencias tan dispares como el traslado de una persona que había perdido el conocimiento o el remolque de una barca siniestrada.

Baradad expuso que «son los propios especialistas los que deciden si la operativa es mejor hacerla por mar o por tierra. Su criterio es el que manda. Este es un servicio de calidad que dota de mayor seguridad a las playas». El primer rescate por mar tuvo lugar el 27 de junio –once días después del inicio–, cuando se trasladó a una persona de Macarella a Cala Galdana para que le trataran una torcedura de tobillo. El último fue coordinado hace cuatro días, cuando se trató un corte en la planta del pie a una persona herida en Macarella. Entre medias también se ha asistido a dos bañistas con luxación de hombro y a una joven que perdió el conocimiento. Los responsables del servicio apuntaron que la mayor parte de las actuaciones tienen que ver con embarcaciones que sobrepasan la línea de boyas y se acercan demasiado a los bañistas. «Al ser advertidos, siempre suelen hacer caso y vuelven a su zona de mar», apuntaron.