Un bebé recién nacido en imagen de archivo. Las baleares esperan de media a los 31,66 años para ser madres

12

El retraso de la edad de maternidad y la situación social dan lugar a circunstancias especiales: «los que podrían ser padres y madres ahora viven como hijos», asegura contundente el catedrático de Geografía Humana Pere Antoni Salvà, experto que habló sobre las tendencias demográficas en las Islas durante la apertura del nuevo curso académico de la UIB en Alaior. Salvà afirma que «la juventud se prolonga hasta límites increíbles y todo eso retarda la creación de la familia y la emancipación de los jóvenes, hecho que incide en una descendencia reducida». En ello juegan un papel importante el mercado inmobiliario y la incertidumbre laboral.

El profesor ofrece datos como el aumento de la edad media de la mujer para ser madre, hasta los 31,66 años (casi 4 años más tarde que en 1978, cuando se produjo la cifra máxima de nacimientos en el siglo pasado) y el retraso de la llegada del primer hijo, que se produce como media pasada la treintena, lo que supone 5,28 años más tarde que hace cuatro décadas.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 16 de septiembre en Kiosko y Más