Vista de la casa principal y la piscina del primer agroturismo menorquín

0

Biniatram, la primera finca de Menorca en abrirse a la actividad turística quiere crecer. Ha presentado una petición de licencia de ampliación al Ayuntamiento de Ciutadella y la Junta de Gobierno municipal acordó el lunes darle trámite.

Ello supone trasladar el expediente al Consell para la declaración de interés general, lo que a su vez implica superar el informe de impacto ambiental de la Comisión balear de Medio Ambiente. La licencia, como sabe cualquier promotor, no será inmediata, aunque tampoco esperan obstáculos que impidan llevar a cabo la ampliación.

Ubicado en la carretera de Cala Morell, Biniatram fue uno de los primeros llocs en introducir avanzados sistemas de automatización de los trabajos agrarios y el primero en tramitar un agroturismo.

En su web anuncia una capacidad de alojamiento compuesta por ocho habitaciones dobles más siete apartamentos de una o dos habitaciones, que suponen una oferta total de 31 plazas. La ampliación para la que han solicitado licencia contempla seis habitaciones más, a las que se dedicaría uno de los antiguos edificios con los que cuenta el predio y que sería adaptado a la función de alojamiento.

Se trata de un crecimiento modesto pero significativo de la consolidación y el éxito de una trayectoria que ahora alcanza los 27 años.

378 plazas

La oferta menorquina de agroturismos se distribuye actualmente en 24 fincas, con una capacidad de alojamiento de 378 plazas. Maó (7) y Ferreries (5) lideran la lista de fincas de agroturismo.