Imagen de la Sala Augusta de Maó donde se ubicará el futuro Conservatorio Profesional de Música. | Javier Coll¶

10

Ninguna empresa de Menorca ha presentado oferta para ejecutar la reforma del histórico y vetusto edificio de la Sala Augusta de Maó para su conversión en la futura sede del Conservatorio Profesional de Música. Concluido el período para optar a esta obra de rehabilitación del inmueble, solo dos empresas se han presentado y ninguna tiene sede en la Isla. Una es de Lloseta y la otra es una unión temporal de empresas (UTE) formada por dos constructoras de Granollers.

El poco interés que ha generado este proyecto, pese a tratarse de una obra presupuestada en casi 6,5 millones de euros, obedece a un motivo claro y sobre el que las empresas de la Isla se pronuncian sin ambages. El importe fijado no cubre el coste real de la actuación. Ni se le acerca. Las obras se licitaban por 6.411.620 euros (con IVA).

Así lo afirma el presidente de la Fundación Laboral de la Construcción de Balears y vicepresidente de la Asociación de Constructores, Climent Olives, quien indica que el resultado del concurso demuestra que «las empresas de fuera ni conocen la Isla ni tampoco el edificio». A lo que agrega que «ya veremos que ocurre». Se trata de unos trabajos complejos, en un edificio también peculiar, ubicado sobre un terreno complicado y afectado por el paso del tiempo.

Noticias relacionadas

La Asociación de Constructores y Promotores de Menorca, adscrita a PIME, también hace referencia al presupuesto de la obra como uno de los motivos que ha generado esta falta de interés por parte de las empresas de la Isla. Si las constructoras ven que van a perder dinero con un proyecto, dan un paso atrás. La entidad también hace referencia a la titulación que necesitan tener las empresas para ejecutar un tipo concreto de obras y «quizás las que podían presentarse se han topado con una mala temporada, son momentos de trabajo».

Las empresas que sí optan a ejecutar la reforma son Obras y Promociones Comas, con sede en Mallorca, y la UTE formada por Bigas Grup y Rigel Over, ambas empresas procedentes de Granollers. Hay que recordar que Bigas Grup es la que está ejecutando la reforma y ampliación del instituto Joan Ramis i Ramis de Maó.

El proyecto total, que se ejecutará en dos fases, está presupuestado en 7,9 millones que sufragarán el Govern (4,9 millones), el Consell (1,5 millones) y el Ayuntamiento (1,5 millones).

Queda por tanto, fuera de estos 6,4 millones de la primera fase, el equipamiento del auditorio de 400 plazas por debaje del nivel del suelo.