Imagen de la constitución del nuevo parlament | Isaac Buj

14

Marc Pons mantendrá una conselleria en el nuevo Ejecutivo de Francina Armengol, si bien las materias que estarán a su cargo se verán reducidas a Vivienda y Movilidad. Las consecuencias de la negociación habrían obligado al PSOE a ceder en competencias tan apetecibles como Territorio y Energía, que ha asumido el conseller menorquín.

Su posición en la política balear se ha fortalecido de la mano de Armengol, quien lo recuperó del ostracismo en el que había caído en la etapa de Vicenç Tur al frente del PSOE, para desempeñar inicialmente el cargo de portavoz del Govern. Pocos meses después pasó a responsabilizarse de una de las áreas más importantes.

Por su parte, Mae de la Concha, secretaria general de Podemos en las Islas, se hará cargo de una de las dos carteras que asumirá este partido, presumiblemente la de Agricultura y Pesca, que se vería reforzada ahora con las competencias de Consumo y posiblemente Comercio e Industria. Su nombre es, al menos, el más repetido entre los posibles candidatos de este partido que se estrena en el Govern.

Fuentes de la comisión negociadora del acuerdo señalan que no se ha hablado de personas, aunque tampoco desmienten esta apuesta surgida en el seno de los partidos implicados. Tanto Marc Pons, como De la Concha forman parte además del grupo negociador y, por tanto, de decisión.

La propia De la Concha precisa que hasta ahora solo se ha cerrado un preacuerdo para los cargos del Parlament porque acuciaba el tiempo de constitución ayer de la Cámara. El preacuerdo se había alcanzado contrarreloj la noche anterior y contempla las áreas de los dos partidos que se suman al Ejecutivo con el PSOE, además de otros cargos.

Més per Mallorca gestionará Bienestar Social y Medio Ambiente, además de una secretaría de Universidad, Política Lingüística e Investigación. La asamblea de este partido debía ratificar ayer los términos del acuerdo.

Por su parte, Podemos, el primero en cerrar un acuerdo con los socialistas, se hará cargo de la Conselleria de Transición Ecológica. Estará en manos de Juan Pedro Yllanes, quien además será el vicepresidente del Govern, según el preacuerdo alcanzado el miércoles por la noche.

El organigrama del Govern respetará la paridad, uno de los criterios indiscutibles de Armengol, y la representación territorial, que mantiene un listón de dos para las islas menores.

Més per Menorca no ha entrado en el reparto de poder por decisión propia, ya que se limitó a un acuerdo para votar la investidura de Armengol. En la última se responsabilizó de la cartera de Cultura, que sufrió la dimisión sucesiva de dos conselleras y abandonó el Ejecutivo. Esa experiencia y la pérdida de un diputado parecen motivos para no repetir la participación.

Ese papel de representación menorquina lo jugará en esta ocasión Podemos a través de Mae de la Concha. Exdiputada en el Congreso y candidata al Senado en las elecciones de abril, es la primera responsable del partido en las Islas y la mejor posicionada para formar parte del Govern que nombre Armengol.