Imagen del pleno del jueves en que se debatieron y aprobaron el cartapacio y las retribuciones | Josep Bagur Gomila

8

El concejal en el Ayuntamiento de Es Migjorn Gran Ramón Verdú, recién elegido representante en el Consorcio de Disciplina Urbanística en Suelo Rústico, salió este viernes al paso de las declaraciones vertidas por el PSOE tras denunciar la «falta de ética» del hecho de que el popular represente al Consistorio en un ente mancomunado que debe velar por la legalidad urbanística. Los socialistas se refieren a que el Consorcio abrió un expediente a su pareja, la alcaldesa Antonia Camps, resuelta con una propuesta de sanción.

Verdú indicó que «yo no tengo ningún expediente de disciplina abierto, por lo que estoy autorizado para ir a las reuniones del Consorcio». La vivienda es propiedad de la actual alcaldesa.

Aseguró sentirse «muy descontento» con la acción de los socialistas desde el punto de vista de que «acabamos de empezar y ya todo son guerras, el pueblo está harto, no quiere esto» y agrega que «lo que peor me sabe es que el PSOE engañe a la gente, porque dice que lo que hay que hacer es mirar hacia delante, cuando lo primero que hace es mirar al pasado».