Una primera casa fue desokupada en abril, pero en la de al lado sigue habiendo ‘okupas’ | Josep Bagur Gomila

2

El Ayuntamiento de Ciutadella sigue a la espera de la orden judicial que permita «desokupar», de forma definitiva, el par de viviendas de titularidad municipal ubicadas en el torrente del Canal Salat, cerca de la Platja Gran.

Una de estas casas fue desahuciada a principios del pasado mes de abril, pero la sentencia que ordena el desalojo de la segunda todavía no se ha dictado. Fuentes municipales confirman que todavía «no ha sido comunicada la fecha para el desahucio». Ambas fueron denunciadas por el Ayuntamiento pero los trámites se resuelven de manera individual.

Como en el primer caso, una vez emitida la orden del juez, una comisión judicial procederá a cambiar la cerradura y a derribar el techo de manera parcial, para evitar que vuelva a ser ocupada. Aún así, todo parece indicar que los «okupas» siguen haciendo uso de la casa ya desahuciada, al estar una pegada a la otra. Aunque se desconoce el número de inquilinos que viven en la zona, se confirma que su situación es precaria. No disponen de ningún suministro (ni agua ni luz).

Cabe recordar que ésta no es la única orden de desahucio en trámites en Ciutadella. Los pisos de la calle Degollador también están denunciados, en este caso, por la Sareb (como propietaria) que, en paralelo, está intentando desocupar las viviendas a través de una empresa privada.