La embarcación que coloca la estructura de la pasarela, este jueves cerca ya de Cala Corb | Pep Mir

Las obras de construcción de la pasarela que a pie del acantilado conectará Moll d’en Pons y Cala Corb avanzan a un buen ritmo, según explicó este jueves el jefe de Infraestructuras de Autoridad Portuaria de Balears, Antoni Ginard, a apenas unos metros de donde se estaban desarrollando los trabajos. Su previsión es que estén acabadas dentro de este mismo año. De hecho, la empresa adjudicataria está trabajando ya desde Cala Corb. La embarcación que opera desde el mar se puede ver desde este emblemático rincón de Es Castell, mientras que en tierra se está preparando ya el terreno donde se ubicarán los últimos metros de esta pasarela de cuatro metros de ancho. Se trata de una inversión importante, de unos dos millones de euros, que además de suponer un nuevo atractivo turístico permitirá crear un importante número de amarres de gestión directa.

Ginard destacó también la importancia de las obras de sustitución de una parte del muelle en Maó, que además solucionarán los problemas de recogida de agua en la zona y que comenzaron hace aproximadamente tres semanas, y el buen ritmo de la construcción del ascensor del parque Rochina, del que ya está levantada toda la estructura de hormigón, entre otras actuaciones previstas o en licitación.