Imagen de estudiantes de FP del instituto Cap de Llevant | Javier Coll

4

Necesitan más espacio en sus centros. Hace falta otro instituto en el ámbito de Maó. No obstante, «no tenemos preferencias» con respecto a que sea un centro integrado de FP o uno de Secundaria, aseguraba ayer el director del instituto Joan Ramis i Ramis, Llorenç Pons, quien agregaba que «hace falta estudiar más a fondo qué es más conveniente». El ‘Ramis’ ha visto ampliadas sus instalaciones, no obstante, otros centros de Maó sufren una importante falta de espacio.

Tanto Llorenç Pons como el director del instituto Cap de Llevant, Jaume Bonet, explican que la reunión mantenida con Educación hace un par de semanas fue informativa y con propuestas «abiertas». Se pusieron sobre la mesa dos soluciones, a la que se sumó después la del ‘Calbó’. Y esperan poderse reunir de nuevo con las administraciones para conocer cómo avanzan estas propuestas.

Bonet indica que al tratarse de una posibilidad más entre otras opciones que están sobre la mesa, su centro no la ha analizado aún en profundidad. Y también coincide con Pons en que en la zona de Llevant hay que actuar para crecer en espacio. Los números cantan. Sí aplaude que en esta ocasión los centros hayan sido informados antes de conocer las intenciones de las administraciones por otras vías no oficiales.

El debate se traslada a la ubicación. «Ubicarlo en Es Castell también es un factor» a tener en cuenta para que sea una u otra infraestructura, indicaba ayer Llorenç Pons. El director del instituto Josep Miquel Guàrdia de Alaior, David Font, objeta. «Preferiríamos que estuviera en Alaior». Y a nivel interno también ve afectación al perder un centenar de alumnos que actualmente cursan FP en su centro. Pese a ello, asevera que «nadie está en contra de un centro integrado de FP», si bien «la ubicación es discutible» y plantea temas como el estacionamiento (para quien acude a clase en moto o coche) o la movilidad para acercar a los estudiantes hasta Es Castell como factores que, para Font, hacen tambalear la propuesta. «Aquí llegan cinco minutos más tarde del horario fijado, sería necesario montar una red de autobuses». Su percepción fue que la propuesta estaba bastante decidida y agrega que «es una decisión política».