Desde hace doce años cada vez son más los censados en la Isla que optan por marcharse a otros países. | Javier Coll

2

La salida de menorquines fuera de España protagonizó en 2019 un nuevo acelerón, con un incremento de 208 personas de la Isla en el padrón de residentes en el extranjero (PERE), el fichero nacional que contiene las inscripciones de españoles que, siendo o no esta su única nacionalidad, viven fuera del Estado. Con este aumento, el número de menorquines instalados más allá de nuestras fronteras se situó el año pasado en los 3.345, siempre según las últimas cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a 1 de enero de 2020.

El incremento de menorquines inscritos en el PERE fue, pues, del 6,6 por ciento durante 2019, cuando en el año anterior había sido del 2,6 por ciento, con 80 más. De este modo la evolución en la Isla se sitúa muy por encima del 2,9 por ciento registrado, según el INE, en el conjunto de España. Cabe recordar que en este registro pueden aparecer tanto personas que pasan a establecer su domicilio y su puesto de trabajo en países extranjeros, como integrantes de familias de origen extranjero, inmigrantes o hijos de inmigrantes, que regresan a los estados donde tienen sus raíces. Según los datos de Balears y el conjunto de España (este indicador no se detalla por municipio ni por islas), de estos españoles residentes en el extranjero, aproximadamente un tercio son nacidos en España y más de la mitad se encuentran en estos momentos residiendo en el estado en el que vinieron al mundo. Es decir, se trata en buena parte de operaciones de regreso.