La ordenación del puerto de Fornells, en el trasfondo de la moción de urgencia de la oposición | Josep Bagur Gomila

3

Cambio de escenario en el rocambolesco devenir del proyecto de reforma del puerto de Fornells. PP y L’Entesa unieron sus votos en el pleno del Ayuntamiento de Es Mercadal del miércoles para promover un cambio en el reglamento de la Junta Local de Fornells. Esta modificación supone, en primer lugar, la paralización de este órgano hasta que no se constituya de acuerdo con la nueva normativa. Esta propiciará que el PSOE pierda su mayoría en la Junta. Todo esto cuando el conseller Marc Pons afirmó que Ports aguarda la aprobación por parte del ente para iniciar la licitación de la obra y poder empezarla en febrero.

La moción de urgencia de PP y Entesa, a la que el PSOE se opuso, contempla que la Junta pase de cinco a siete vocales electos. La presidencia y la vicepresidencia dejan de estar designadas por Alcaldía entre los concejales de Es Mercadal. Saldrán de los vocales. Con la nueva aritmética, y en aplicación de la Ley d’Hont, se pasa de tres vocales del PSOE, que también ostenta la presidencia, uno del PP y uno de L’Entesa, a tres vocales del PSOE, dos del PP y dos de L’Entesa. La mayoría se invierte.

«Hacerlo así es poco ético», lamentaba este jueves el alcalde Francesc Ametller, quien asegura que la configuración de la nueva Junta puede tardar algunos meses, con Ports a la espera. El pleno de la Junta para darle una respuesta esta semana se aplazó. Ports no se pronunció este jueves al respecto. Ametller critica que «se han cambiado las reglas del juego a medio partido para poder ganarlo, lo lógico era cambiar el reglamento al inicio de un mandato».

Cristóbal Pons del PP y Marc Riera de L’Entesa reconocen que fue la estrategia del conseller de Marc Pons de condicionar el proyecto actual, que no comparten, al parecer de la Junta lo que motivó que optaran por el cambio de reglamento a estas alturas. «No es lo que más nos gusta», afirma Riera, «pero si quieren escuchar a la Junta lo justo es que tenga la representatividad que toca, fiel al electorado, no con miembros designados a dedo». Cristóbal Pons añade que «la Junta no fue elegida de forma democrática, y Marc Pons actuó con cobardía al dejar la decisión en manos del órgano en el que tenía mayoría, pero es que con el reglamento actual siempre tiene mayoría quien gobierna».

Ametller ve inadecuadas las formas, sin avisar previamente a los propios miembros de la Junta, y teme por la inversión. PP y L’Entesa insisten en que debe escucharse y respetarse el verdadero parecer del pueblo.