7

Titánica y de altos vuelos. Así ha sido la reparación del aerogenerador número dos del parque eólico de Milà, en Maó, que lleva desde octubre de 2019 sin funcionar por una avería grave. Una veintena de trabajadores y dos grúas con un alcance de cincuenta metros de altura se han convertido estos días en la segunda piel del molino.

La reparación, adjudicada en julio del año pasado a la empresa Trenasa por 258.278 euros, requirió unos trabajos previos de adecuación de la zona donde depositar las piezas y donde poder desplegar las grúas con máxima seguridad. Además, las dos plataformas llegaron de Mallorca a Ciutadella y tuvieron que ser escoltadas durante todo el trayecto hasta Maó para evitar incidencias. Ayer ya regresaban a la isla vecina tras culminar su labor.

La primera actuación fue desmontar el rotor (buje y palas) y depositarlo sobre unos soportes elaborados a medida. Luego ya se retiró la multiplicadora averiada para sustituirla por una nueva y, por tanto, apostar por una mayor durabilidad de la máquina. Se trata del corazón del aerogenerador y uno de los elementos más complejos del molino. El jueves a última hora de la tarde se volvieron a instalar las palas recuperando su imagen habitual.

La pieza nueva de sustitución se ha fabricado a demanda a causa de la escasez de este tipo de elementos. De ahí que el Consorci de Residus i Energia esté valorando ahora la posibilidad de enviar a taller la multiplicadora averiada para analizar sus posibilidades de reparación y, si es viable, asumir su coste. Lo más probable, según explica el director insular de Medio Ambiente, Esteve Barceló, es que se deje en reserva por si algún otro aerogenerador precisa del cambio de esta misma pieza. Aunque no se descarta su posible venta.

Los trabajos, que han tenido que adaptarse también a la situación meteorológica para esquivar el viento y evitar un peligro con las grúas, ya están en su recta final. El viernes se ajustaron sistemas para poder iniciar ya las pruebas de funcionamiento.

Hasta el fin de su vida útil

Esta reparación permitirá «aprovechar la vida útil del parque tanto económica como ambiental», asegura Barceló, quien estima este periodo en unos cuatro años. Durante este tiempo, el Consorci prevé tener redactado el proyecto de repotenciación de la única instalación de producción eólica de Balears e iniciar todos los trámites ambientales y administrativos. Los primeros cálculos con los que trabaja el Consorci de Residus i Energia, aún en fase de definición, parten de una instalación con tres aerogeneradores, en lugar de los cuatro actuales, de mayor altura y que permitirán triplicar la potencia actual. Pasarían de los 3,2 megavatios que suman ahora los cuatro molinos (800kW cada uno) a una potencia de 10,5 MW. La altura de buje sería de casi cien metros.

Hay que apuntar que el año pasado ya se ejecutaron trabajos de reparación de las palas de los cuatro aerogeneradores del parque eólico para enmendar desperfectos.