Tres ciudades y dos volcanes identifican los cinco buques que forman parte de la transacción, entre ellos el «Ciudad de Mahón». | Gemma Andreu

7

Ha sorprendido poco en el mundo del transporte marítimo el anuncio de la llegada de Grimaldi a las Islas. En Menorca siempre sonó como futurible desde que Trasmediterránea perdió el amparo de la titularidad estatal. Ni Acciona primero ni Armas después, por circunstancias distintas, han logrado reflotar una compañía con costes fijos propios de la vieja época.

Hay coincidencia en la recepción de la noticia porque «de dos empresas fuertes se espera fuerte competencia», valora Joaquín Bisbal, de la empresa de transporte Menorca Cargo. Cree que es positivo, pero duda de que la competencia dure todo el año, «el invierno es muy largo», advierte. También el Govern «valora positivamente el interés que la conectividad marítima de pasajeros y mercancías tiene para las navieras internacionales», en palabras de Xavier Ramis, director general de Transporte Aéreo y Marítimo. Considera interesante «que después de mucho tiempo vuelva a haber tres compañías operando en el mercado balear». Serán tres en Mallorca y Eivissa tras el anuncio previo de GNV de desembarcar en las concexiones de esas Islas. Sin embargo, Menorca no entra de momento en el plan de esa compañía. En todo caso, el aumento de la competencia, «supondrá una mejora en la oferta de frecuencias y horarios, así como más competitividad en términos de precio tanto para pasajeros como para el transporte de mercancías», agrega el alto cargo del Govern.Es un nuevo escenario para la conectividad marítima y asegura «estar vigilante para asegurar el buen funcionamiento» y por ello se ha puesto en contacto con las navieras para un primer intercambio de impresiones. Las expectativas en el caso de Menorca vienen de la posible entrada de Grimaldi en la línea de Ciutadella, la más utilizada por los pasajeros marítimos y la primera entrada de la mercancía a Menorca. Solo Grimaldi conoce las verdaderas intenciones, cuenta a su favor el mercado que cubre con Cerdeña, Sicilia y otros tres puertos de Grecia en los que la variable turística es importante. Fuentes próximas al gigante italiano aseguran que antes han de consolidar su presencia. Los antecedentes de la línea interinsular muestran la competencia implantada años atrás por la ‘Tras’ con el renovado «Nura Nova» y con el «Alcántara Dos», un barco de alta velocidad. Ninguno dio el resultado apetecido y la competencia apenas duró tres años.Bisbal entiende que no hay mercado para dos, a pesar de la alta demanda que esa registra en momentos puntuales. «Tampoco hay mercado en la línea Barcelona-Maó, la línea de carga es baja», señala. Entre otras cosas, porque Baleària copa el mercado con más frecuencias y precios muy competitivos, aseguran otros empresarios del mismo sector del transporte. Algunos analistas interpretan que la intención de GNV -la naviera que ya alquiló buques como el «Tenacia» y el «Forza» a Trasmediterránea en tiempos de Acciona- era aprovechar la debilidad de la Tras para echarla del mercado balear, el único que tiene ahora además del Estrecho, y ocupar su espacio. La operación habría sido respondida por Grimaldi, con quien libra una dura competencia. A ambos les avala un importante músculo financiero.


Noticias relacionadas

Debilidad de la ‘Tras’
GNV (Grandi Navi Veloci), la naviera de la conocida compañía de cruceros MSC, aparece como la gran responsable del doble desembarco italiano en las Islas. El anuncio de la primera de entrar en líneas de Mallorca y Eivissa con la Península ha sido replicada de inmediato por la segunda.