Guillem Ferrer, el obispo Francesc Conesa y Gabriel Pons. | Gemma andreu

3

Caritas Menorca ha atendido a un 46 por ciento más de personas en 2020 respecto al año anterior a través de los programas de acogida y asistencia como consecuencia de la crisis de la COVID-19, tal y como ha explicado este jueves el director de la entidad, Gabriel Pons, durante la presentación de la memoria de año pasado.

El documento indica que durante el 2020 Cáritas ha acompañado a 2.049 personas, lo que supone 3.248 beneficiarios. Asimismo, se han gestionado 13.613 respuestas desde todas las áreas de actuación de la entidad, un 20 por ciento más que en 2019.

Gabriel Pons ha señalado que los servicios de alimentos que se coordinan desde las parroquias de toda la isla han atendido a 916 familias, de las cuales un 28,4 por ciento son personas que han acudido por primera vez a Cáritas.

El principal perfil que ha acudido a los servicios han sido mujeres, en un 61 por ciento, de entre 45 y 64 años procedentes de hogares principalmente compuestos por parejas con niños menores a su cargo o personas solas Asimismo, Cáritas ha alojado a 34 personas en los tres pisos sociales que gestiona en Menorca y la casa de temporeros de Cáritas parroquial de Ferreries.

Dentro del programa de acompañamiento en derechos, también se ha atendido a 222 personas en vivienda, salud y educación.

Por otro lado, a través del Fondo Diocesano de Solidaridad puesto en marcha para apoyar a las familias en cuestiones relacionadas con la vivienda y los suministros se ha atendido a 210 familias y un total de 259 ayudas, principalmente dirigidas al alquiler de la vivienda.

Por su parte, los programas de ocupación han acompañado a 786 personas, que han sido acompañadas en los servicios de orientación e intermediación laboral, en los talleres prelaborales, tanto del proyecto Mestral como del proyecto Arbres d'Algendar, y 36 participantes realizaron un itinerario bajo un contrato de inserción en Mestral Inserción y Medio Ambiente, una empresa de economía social promovida por Cáritas.