Nació en Maó en 1938

1

Destacado empresario del sector de la bisutería, alcalde pedáneo de Llucmaçanes en los primeros años de la democracia y fundador de la Asociación de Vecinos, este viernes falleció Gabriel Mir Morlà (1938-2021).

A los catorce años inició su formación profesional en la Escuela de Trabajo de Maó, compaginando los estudios nocturnos con su labor como aprendiz en el conocido taller mecánico Tallers Manent, del puerto de Maó. Posteriormente pasó por las empresas bisuteras Inbime y Chapado Oro Vid. Entre 1955 y 1958 completó el título de mecánica y en 1959 superó la reválida para obtener el Certificado de Aptitud Profesional de Maestro Industrial Mecánico.

Sin nociones del idioma, apenas con un inglés básico, a los 21 años Gabriel Mir se fue a trabajar a la alemana ciudad de Pforzheim, cuna de la joyería germana, donde residió con una familia. Volvió a Menorca a finales de 1960 para abrir su propia empresa en la calle Vasallo de Maó, Mir Fornituras SL, que luego sería trasladada al Polígono Industrial. En este proyecto contó siempre con el incondicional apoyo y la permanente ayuda de su esposa Marga.

En 1977 pasó a formar parte del comité de Sebime, presidido por Luis Hernández Mercadal, y en 1978 fue miembro fundador del ITEB, con Rafel Timoner Sintes al frente. También participó activamente en las dos primeras fases de Poima y en posteriores juntas de Sebime.

Diversificó su actividad empresarial al fundar en 1986, junto a  Justo Sintes y Lluís Mir, una fábrica de decoletaje para bisutería, Fornitor SL, y en 1988, junto a otros seis socios, impulsó la sociedad Empresa de Sistemas SA.

Como muestra de que siempre fue un avanzado de su época, en la edición de 1996 de Sebime presentó, junto al experto Antonio Genestar, lo que acabaría siendo una herramienta indispensable en cualquier actividad comercial: internet. Fue de las primeras empresas del sector en contar con página web para mostrar sus productos.

En el aspecto social, fue cofundador y primer presidente en 1978 de la Asociación de Vecinos de Llucmaçanes. Un tiempo después ejerció como alcalde pedáneo hasta que desapareció este cargo, siempre dispuesto a ayudar al pueblo desde la Asociación o desde fuera. Contribuyó en mejoras tan esenciales como el alumbrado o el alcantarillado. Además entre junio de 1984 y julio de 1990 tuvo responsabilidades directivas en la asamblea general de La Caixa de Pensions.

Descanse en paz.