La concesión de los 165 amarres se adjudicó en 2008 y acaba a finales de 2023

8

Las estrecheces económicas del Club Marítimo de Mahón se derivan, en buena parte, de disponer de muy pocos amarres para explotar en el puerto. Una aspiración de futuro de la entidad social y deportiva es poder concursar para obtener la concesión de los pantalanes ubicados frente a su sede, con los que trabaja la sociedad Trapsayates a través de la marca Marina Mahón.

Pero el futuro inmediato de estos amarres es una incógnita. Ahora y desde diciembre de 2017. En aquellas fechas Autoridad Portuaria de Balears acordó la revocación de la concesión por un incumplimiento del pliego de condiciones en una cesión de activos. En julio del año siguiente, 2018, Puertos dio un plazo de tres días a Trapsayates para desalojar los 165 amarres.

Desde entonces todo han sido idas y venidas, autos, sentencias, recursos y más apelaciones, con la única constatación efectiva de que Trapsayates cumple ya su cuarto verano de plena actividad en los pantalanes desde que se ordenara la revocación de la concesión. Según algunas fuentes, el caso no está parado. Se van emitidiendo fallos y decisiones por parte de los tribunales, algunos más o menos recientes, pero no hay ahora mismo nada en firme para forzar la salida de Trapsayates.

Mientras tanto se aproxima el final de la concesión. Esta se firmó por 14 años y diez meses, que expiran a finales de 2023. Si no resuelve antes un juez de forma definitiva, a la empresa le quedan otros dos veranos de actividad en los citados 165 amarres. Entre el desalojo, de producirse, y la resolución del nuevo concurso público de adjudicación de la concesión se podría optar por alguna fórmula de cesión temporal. Todo está por ver.