El PMUS pretende proteger de los coches las zonas de juego. | Gemma Andreu

20

El Ayuntamiento de Es Castell somete a consulta pública su nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible, documento que parte de la premisa general de pacificar el tráfico con un mayor predominio del peatón en las calles. Entre sus propuestas, el documento incluye que en verano solo los residentes puedan aparcar sus coches dentro del casco urbano, además de los vehículos eléctricos y los distintos servicios.

Según esta iniciativa, incluida en la primera de las dos fases de implantación del PMUS, los no residentes que acudan a Es Castell solo podrán estacionar en los aparcamientos perimetrales. Únicamente podrán aparcar su coche en el interior del casco urbano (que incluye Santa Anna) las personas cuyo vehículo esté censado en el municipio.

El documento, elaborado por la empresa Doymo SA, establece que el control de esta norma deberá ser realizado por la Policía Local mediante unos dispositivos    (tipo PDA o tablet) con los que podrá saber al instante si el coche aparcado esté censado en el pueblo. Considera el PMUSque este mecanismo es más económico que el control mediante tarjetas. El plan insiste en la importancia de disponer de una abundante y clara señalización informativa.

4.239 plazas

El PMUS recoge que en Es Castell y Santa Anna existen en la actualidad 4.239 plazas de aparcamiento, de las cuales 2.753 son de uso libre en la calzada y 1.486 privadas. Medio millar de plazas se encuentran en solares que temporalmente emplea el Ayuntamiento de Es Castell, sobre todo en el perímetro del casco urbano, pero que podrían perderse si el propietario del suelo opta por edificarlo. Ante la escasez de terrenos para nuevos aparcamientos exteriores, el PMUSplantea implantar en los que haya disponibles instalaciones modulares que permitan disponer de varias plantas para estacionar.

El estudio estima que en Es Castell hay 3.400 turismos censados, con lo que el índice de cobertura de las cocheras privadas alcanza solo el 44 por ciento. Es decir, que la mayoría de los vehículos del municipio duermen en la calle. En verano, indica el PMUS, esto deriva en problemas para poder dejar el coche estacionado en la calzada. Así lo manifiestan un 84 por ciento de las personas encuestadas para la elaboración del PMUS. Este porcentaje baja al 51 por ciento al referirse a las dificultades para estacionar en invierno.