La finca de Alfurí de Baix, en el entorno de Cala Pilar, sufrió daños importantes, como en las fincas de los barrancos d’Algendar y de Trebalúger, a causa de la tormenta que descargó en la Isla el pasado 21 de septiembre | Josep Bagur Gomila

2

La espectacular tromba de agua que cayó el pasado día 21 también afectó a varias fincas de Ciutadella, como Alfurí de Baix o Sant Bernat. Ambas tienen paredes medianeras con el término municipal de Ferreries, donde se localizó la zona cero del siniestro. Estos llocs han sufrido enormes daños sin que se les haya tenido en cuenta hasta ahora, explica Pedro Bagur, propietario de Alfurí de Baix, en el Camí de Cala Pilar. «Todo se ha centrado en Ferreries, pero aquí hemos sufrido la peor riada que recordamos, tanto o más que lo que han tenido en el Barranc d’Algendar o de Trebalúger», explica Bagur, dueño de este lloc.

Más de 150 metros de paret seca y enderrossalls, un tractor inutilizado, 50 balas de paja, 150 de silo y parcelas cultivadas que parecen irrecuperables al haberse llenado de piedras... «mi finca está destrozada», explica el dueño al reclamar «una atención moral para que nos tengan en cuenta, no tanto la económica», señala.

Bagur indica que la configuración del terreno hace que descargue sobre el pequeño torrente de sus fincas y el que acaba en La Vall el agua que se desborda de los torrentes de Ferreries, «aquí llovió menos que allí pero acabamos recibiendo más agua», señala. El propietario insiste en que «moralmente me siento perjudicado y además el Ayuntamiento de Ciutadella dice que no está en sus competencias», añade.

La concejal de Medio Ambiente, Maria Jesús Bagur, indica al respecto que desde el Ayuntamiento han enviado a las cooperativas y asociaciones de payeses la información y la convocatoria que les hizo llegar la secretaria general de la Delegación del Gobierno en Balears. «Los payeses pueden enviar las solicitudes a través de la oficina de atención al ciudadano o directamente a Delegación del Gobierno para pedir estas ayudas». Así podrán acogerse al soporte económico al que tienen derecho  al estar incluidas en una zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil. Disponen de algo menos de dos semanas para tramitar las peticiones.

El Consell Agrari, reunido este jueves, también abordó los efectos de la riada. Fagme aguarda que sus socios hagan llegar sus daños y pérdidas para gestionar la tramitación de ayudas.