El palacete residencial, ubicado en la plaza Joan de Borbó

34

La Casa Real ha respondido al Ayuntamiento de Ciutadella que no puede cederle el palacete Balada. En una carta fechada a finales de septiembre, le informa de que la titularidad del inmueble corresponde a los ocho nietos de los reyes eméritos, don Juan Carlos y doña Sofía, y que mientras no alcancen la mayoría de edad, el proceso de transmisión del palacete es complicado. Requeriría el consentimiento de los padres y una autorización judicial, por lo que se considera más oportuno esperar a que sean mayores de edad y decidan ellos mismos.

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento había aprobado en junio con 15 votos a favor, 12 del equipo de gobierno y tres de Ciudadanos, y los cinco del PP en contra, la petición de cesión del inmueble para destinarlo a uso social, que por la ubicación de inmueble y las necesidades crecientes en este campo, parece lo más adecuado.