Una terraza del centro de Maó este lunes por la mañana con bolsas de basura acumulada junto a las mesas. Era el cuarto día sin recogida y además jornada laboral, circunstancia que aumentó los efectos, aunque no cambió las rutinas ciudadanas | Josep Bagur Gomila

23

Las asambleas de Comisiones Obreras, el sindicato que había convocado la huelga, de Mallorca y de Menorca aprobaron este lunes por mayoría el preacuerdo alcanzado la madrugada anterior en la Conselleria balear de Trabajo entre los agentes sociales y la Felib. Pero la huelga no está desconvocada sino aplazada y puede ser reactivada ante la actitud mostrada ayer por los alcaldes.   

El preacuerdo con la Federación de entidades locales de las Islas (Felib) establecía la recomendación de no descontar a las empresas el pago de los cuatro días en los que no ha habido recogida por la huelga. Sin embargo, los alcaldes de los municipios que han sufrido el conflicto, que se reunieron ayer a mediodía, han decidido eludir esa recomendación de los negociadores del preacuerdo.

Héctor Pons, alcalde de Maó, explicó por la tarde de este lunes que la relación del Ayuntamiento con la empresa está marcada por un contrato, realizado de acuerdo con la normativa legal, «que estipula lo que se puede y no se puede hacer en las situaciones en las que no se ofrece el servicio», dijo. Se trata de una postura conjunta de los alcades, independientemente del partido político al que pertenecen. «En los próximos días, veremos», agregó, sobre si ello puede ser consecuencia de que se rearme el conflicto laboral y la posición final de los alcaldes sufre alguna variación.

En CCOO condicionan la solución definitiva al conflicto laboral a esa postura. Temen que si se descuenta a las empresas los días que no se ha prestado el servicio por culpa de la huelga, estas repercutan de algún modo las pérdidas de ingresos de esos días en las nóminas, aunque tal extremo no está confirmado por ninguna de las partes.

«Nos han dicho que el servicio que no se ha prestado no se va a pagar cuando el acuerdo con la Felib era que la basura será retirada toda igualmente y, por tanto, se cumple el servicio», explica Antonio Soria, secretario general de CCOO en Menorca. Esa decisión «condiciona la huelga, por eso no ha sido desconvocada», añade, sorprendido por la decisión que le trasladó el alcalde de Maó.

Preacuerdo

El preacuerdo es solo un compromiso a seguir negociando un convenio de mínimos y de ámbito autonómico. El bloqueo de las conversaciones fue la causa de la convocatoria de la huelga. A finales de octubre han de volver a sentarse los sindicatos con la patronal para avanzar en las negociaciones interrumpidas.

El acuerdo al que se llegue tendrá un alcance restringido en principio a los convenios existentes con peores condiciones. En principio no es el caso de Menorca, cuyos convenios tienen en general una retribución superior a la media. Tampoco es el caso de Eivissa, territorio en que los trabajadores de los servicios de limpieza urbana y recogida de basura disfrutan de las mejores condiciones del archipiélago.

Carlos Victori, de CGT, declaraba este lunes su contrariedad «a la hora de negociar en 2024 nos dirán que estamos por encima del convenio autonómico», apuntó, con la esperanza de que en próximas negociaciones la patronal no se aferre a ese futuro convenio para empeorar las condiciones laborales y salariales.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 19 de octubre en Kiosko y Más