El papa Francisco conversó con el obispo Conesa en Roma en 2017. | ARCHIVO

2

El obispo de Menorca, Francesc Conesa, se desplazará a Roma del 10 al 15 de enero para realizar su primera visita ‘ad limina apostolorum’ en la Santa Sede con los prelados de la provincia eclesiástica de Valencia, a la que pertenece la Diócesis menorquina.

«Esta visita a la Iglesia de Roma, presidida por su obispo, el papa Francisco, se inscribe en una larga tradición que se remonta al menos al siglo IV», explica el obispo Conesa Ferrer en una carta abierta a los fieles de Menorca.    La última visita ‘ad limina’ de los obispos de España se llevó a cabo en marzo del 2014. Participó Salvador Giménez Valls, entonces obispo de Menorca y hoy titular de la Diócesis de Lleida.

El obispo Conesa destaca que «esta visita a Roma expresa la comunión de nuestra Iglesia de Menorca con el Papa, sucesor de Pedro, y a través de su ministerio, con toda la Iglesia».

Dos objetivos

Los dos objetivos de esta visita ‘ad limina apostolorum’ -junto a los sepulcros de los apóstoles- consisten en reunirse con el Papa y visitar los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo. El obispo de Menorca manifiesta que «un momento singular será, sin duda, el encuentro con nuestro papa Francisco». Desde hace unos años este encuentro se realiza en grupos de obispos que disponen de suficiente tiempo para dialogar con el papa para plantearle sus inquietudes y exponerle sus proyectos. Los obispos de la provincia eclesiástica levantina acudirán al Vaticano con los obispos de las provincias eclesiásticas de Tarragona y Barcelona.

También visitará el obispo Conesa varios organismos de la sede apostólica, con un programa que incluye las principales congregaciones para tratar asuntos relativos a los sacerdotes, las misiones, el culto divino, la catequesis, la familia, los religiosos el laicado y el Sínodo de los obispos.