Las placas instaladas sobre la estación de autobuses

6

El departamento de Medio Ambiente y Reserva de Biosfera del Consell ha finalizado el proyecto de instalación de 114 placas fotovoltaicas en la cubierta de la estación de autobuses de Maó.

«La apuesta firme del departamento para impulsar las energías renovables en Menorca también pasa por hacer autosuficientes energéticamente los edificios públicos», han señalado este lunes desde la institución insular. En este sentido, han indicado que este proyecto «es un ejemplo claro de un espacio que generará su propia energía».

El espacio ha sido visitado este lunes por el conseller insular de Medio Ambiente y Reserva de Biosfera, Josep Juaneda; la consellera insular de Movilidad, Francesca Gomis; el director insular de Transportes, Damià Moll; el alcalde del Ayuntamiento de Maó; Héctor Pons, y la concejala de Medio Ambiente, Conxa Juanola.

«Avanzamos hacia la descarbonización de Menorca y la administración tiene que ser pionera en la transición energética, por eso apostamos por hacer inversiones como esta», ha afirmado el conseller de Medio Ambiente.

Cada una de las placas tiene una capacidad de generación de 535 Wp, lo que supone un total de 60,99 kWp. La previsión de energía que será generada es de 82.951,10 kWh anuales y se calcula que implicará la generación del 65 por ciento del consumo anual de la estación de autobuses.

Esta inversión ha tenido un coste de 53.078 euros, con un subvención de 36.045 euros procedente de la línea de ayudas para autoconsumo destinada a administraciones públicas, que gestiona la Dirección General de Energía y Cambio Climático del Govern.

La vida útil de la instalación es de 25 años, lo que supone, según los cálculos del Consell, que a partir de los 9 años toda la energía que se genere será a coste cero, porque el gasto estará completamente amortizado.