El equipo de gobierno municipal asegura que hace todo lo posible para resolver el problema del centro

2

No hay profesionales de enfermería disponibles en el mercado. Esta situación provoca que las bajas por enfermedad o maternidad en este servicio en el geriátrico municipal de Maó no se estén cubriendo, lo que genera una sobrecarga de trabajo entre los que permanecen en su puesto y un reducción de la ratio de enfermeros por turno. Lo denuncia UGT y lo admite el equipo de gobierno del Ayuntamiento, que sin embargo rechaza las acusaciones de ilegalidad que realiza el sindicato en un comunicado.

UGT considera que los enfermeros del geriátrico viven «una situación insostenible», con la obligación de realizar «horas extras ilegales y renunciar a descansos y vacaciones». Esto provoca, según el sindicato, que la plantilla esté «agotada», con doce o trece días seguidos trabajando, doblando turnos, con excesos de jornada de 30 a 90 minutos y sin poder disfrutar de las vacaciones.

Además, UGT asegura que «desde hace más de un año no se cumple la ratio de personal de enfermería marcada por Salud», puesto que «en algunas semanas de noviembre se han quedado solo tres profesionales para cubrir todos los turnos de mañana, tarde y noche». Por ello, se ha pasado a que haya un solo enfermero por turno, cuando «lo mínimo es que al menos dos cubran la mañana», indica UGT. Se repite así el sobreesfuerzo realizado con el brote de covid-19 detectado hace un año en este centro. En diciembre solo habrá cuatro profesionales disponibles. Por ello, UGT pide soluciones urgentes y llevará la situación a Inspección de Trabajo.

Desde el Ayuntamiento de Maó admiten el problema, que atribuyen a la falta de profesionales. «No es una situación deseada». Es más existe la voluntad y el presupuesto para incrementar la plantilla de este servicio. El Ayuntamiento asegura que siempre se ha afrontado este tema de forma participada con los sindicatos, sin que estos hayan podido ofrecer soluciones alternativas y que los turnos se acordaron de forma conjunta.Explica que las medidas adoptadas cuentan con todos los informes favorables, puesto que «es una situación extraordinaria y no se puede desatender a los residentes». Agradece el esfuerzo y recuerda que aprobó un ‘plus covid’ para el personal del centro.

UGT pide que se dejen de poner parches, para lo cual propone diseñar un plan de vacaciones y de cobertura de las bajas.