Milanos y Pingüinos. Junts per Lô plantea una reunión entre Consell,  Ayuntamiento, técnicos de ambas instituciones y la compañía hotelera para estudiar su propuesta reduciendo los hoteles a planta baja y dos pisos, y valorar si puede llevarse a cabo

2

Junts per Lô se ha desmarcado de la propuesta del equipo de gobierno de Alaior, con la que pretendía alcanzar un consenso municipal que permitiera desbloquear la licencia solicitada por Meliá para la reforma de sus dos hoteles en Son Bou, aunque la formación se muestra abierta a ampliar el terreno al grupo hotelero a cambio de reducir la altura de ambas edificaciones.

Junts propone una salida excepcional a un «tema excepcional» que consiste en rebajar la construcción convirtiéndola en otra de planta baja más dos pisos para acabar con el impacto del complejo en el paisaje, y otorgar la máxima calidad a las plazas hoteleras del grupo en la playa de Son Bou. «Se trata de redimensionar la oferta con menos plazas pero que sean de calidad extrema con lo que se pueden mantener los puestos de trabajo», señala la portavoz, Maria Camps.

Noticias relacionadas

La formación de Alaior admite que para convertir en realidad la propuesta de moción conjunta que presentó ayer al equipo de gobierno municipal, sería necesaria la recalificación de la finca registral 10510 que limita con el Clot de Ses Dones, propiedad del grupo hotelero, a excepción de la parte que está calificada como sistema dunar. Hacia esa parcela crecerían    los hoteles, mientras que la parcela de la izquierda, en vista desde del mar, seguiría protegida. «Es cierto que Meliá debe renunciar a su proyecto pero también sería una renuncia por parte del Consell la recalificación de esa parcela, y se expone a que otros puedan solicitar lo mismo», indica Camps.

En cambio la iniciativa del equipo que dirige el Ayuntamiento pasa por permitir que las dos construcciones crezcan hacia las dos parcelas que se sitúan a ambos lados de los hoteles, a cambio de reducir considerablemente su altura de 12 pisos.

Junts pide una reunión de los grupos del Ayuntamiento, técnicos municipales que tramitan la licencia de Meliá, Consell, técnicos de la institución y el grupo hotelero para abrir una vía de diálogo y presentar su propuesta para decidir si puede prosperar entre todas las partes implicadas. También insta al Consell a que explore las vías legales y los términos para llevar a cabo la modificación del PTI que sería necesaria.