Conesa ha comparecido en Cal Bisbe junto con los integrantes del Colegio de Consultores de Menorca | Manolo Barro

0

La Santa Sede ha publicado este lunes el nombramiento del obispo de Menorca, Francesc Conesa Ferrer, como nuevo pastor de Solsona (Lleida). La diócesis catalana se encontraba vacante desde el 23 de agosto pasado, tras la renuncia de Xavier Novell.

El Bollettino del Vaticano ha publicado el nombramiento al informar que «Il Santo Padre ha nominato Vescovo della Diocesi di Solsona (Spagna) S.E. Mons. Francisco Simón Conesa Ferrer, trasferendolo dalla Sede di Menorca».

A las doce del mediodía ha comparecido el obispo Conesa ante los medios de comunicación en Cal Bisbe junto con los integrantes del Colegio de Consultores de Menorca.

Francesc Conesa (Elche, 1961) que en octubre de 2016 fue nombrado por el papa Francisco titular de la Diócesis de Menorca, fue consagrado y tomó posesión de la sede episcopal de Severo en enero de 2017. Habrá ejercido durante cinco años como pastor de la Iglesia de Menorca.

La toma de posesión como nuevo obispo de Solsona está prevista para el 12 de marzo, a las 11 horas, en la Catedral de Santa María de Solsona. Previamente tendrá lugar en Menorca una celebración de acción de gracias por el servicio episcopal desempeñado desde la sede de Severo.

El vicario general, Gerard Villalonga, ha explicado que, de acuerdo con el Derecho Canónico, desde hoy y hasta el 12 de marzo, Francesc Conesa ejercerá las funciones de administrador diocesano de Menorca.

Tras su toma de posesión, la Diócesis de Menorca quedará en situación de ‘sede vacante’. A partir de aquel momento, el gobierno de la Iglesia menorquina quedará a cargo del Colegio de Consultores, organismo competente para elegir a un administrador diocesano --lo que ya ocurrió en 2015 cuando Salvador Giménez tomó posesión como obispo de Lleida-, siempre y cuando la Santa Sede no decida nombrar a un administrador apostólico.

En septiembre de 2015 el Colegio de Consultores nombró administrador diocesano de Menorca al vicario general, Gerard Villallonga, que ejerció hasta enero de 2017, cuando fue ordenado y tomó posesión Francesc Conesa.

A preguntas del diario MENORCA, el obispo Conesa ha manifestado que el nuncio apostólico en España, Bernardito Auza, le comunicó el 13 de diciembre pasado, cuando estaba realizando la visita pastoral a la parroquia de Sant Esteve de Ciutadella, su nombramiento como nuevo obispo de Solsona, cargo que aceptó.

Ha explicado que tiene intención de concluir la visita pastoral que tuvo que interrumpir por la pandemia. Ahora le quedan pendientes dos parroquias de Ciutadella: El Roser de la Catedral y Sant Francesc.

También ha declarado que aún no conoce Solsona, diócesis que no ha visitado, de la que estos días se ha está informando. Ha destacado que cuenta con 170 parroquias, cincuenta presbíteros y seis seminaristas que se forman en el seminario interdiocesano. Ha destacado la proximidad a Salvador Giménez Valls, que ejerció como obispo de Menorca desde 2009 a 2015.

La diócesis catalana se encontraba vacante desde el 23 de agosto pasado, tras la renuncia de Xavier Novell para casarse con Sílvia Caballol, escritora de novelas satánicas. Esta abrupta decisión motivó un escándalo y que Novell fuera suspendido automáticamente de sus funciones episcopales.

El obispo Conesa Ferrer se desplazará a Roma del 10 al 15 de enero, acompañado por el vicario general, Gerard Villalonga, para realizar su primera visita ‘ad limina’ con los prelados de la provincia eclesiástica de Valencia, a la que pertenece la Diócesis de Menorca; y de la provincia eclesiástica Tarraconense.

En la Santa Sede, Francesc Conesa y Gerard Villalonga tendrán oportunidad de entrevistar con el administrador diocesano de Solsona, Romà Casanova, obispo de Vic; y con el vicario general de Solsona, Marc Majà.

Doctor en Teología y Filosofía, en la Conferencia Episcopal Española forma parte parte de la Comisión de Doctrina de la Fe desde marzo de 2017.