Endesa afirma que el cambio de tarifas ha complicado los cálculos de lectura | Josep Bagur Gomila

4

Cada día son más los consumidores que han dejado de recibir sus facturas del suministro eléctrico. La cuantía pendiente de pago sube cada mes a la vez que se anuncia que el precio de la luz sigue sin tocar techo y con ello, la angustia de los afectados que no saben a cuánto asciende la deuda. Teniendo en cuenta el gasto mensual medio de los hogares con cuatro integrantes de unos 93 euros, según datos de Facua, el importe pendiente a abonar para una familia que lleva siete meses sin recibir las facturas ascendería a unos 650 euros.

Desde la compañía distribuidora, Endesa, aseguran que «siguen trabajando para que cada día haya menos clientes con atrasos en la emisión de sus recibos». Tal y como explica Maria Magdalena Frau, responsable de comunicación de Endesa Balears, con la factura atrasada los consumidores recibirán una carta informativa ofreciéndoles la posibilidad de abonar el pago pendiente de forma fraccionada, disponiendo de tantos meses como haya tardado en llegar el recibo, «una medida que no conlleva ningún tipo de recarga ni intereses», añade.

Desde Endesa Balears atribuyen el desbarajuste en los recibos a las adaptaciones que han tenido que hacer tanto las compañías distribuidoras como las comercializadoras de los sistemas informáticos con la nueva reglamentación que afecta a las tarifas,    que entró en vigor en junio del año pasado.

Según concretan, el hecho de que las tarifas sean con discriminación horaria ha complicado los cálculos, que ya no solo se limitan a realizar la lectura del contador. Sin embargo, desde la Direcció General de Consumo de Balears han detectado casos con recibos atrasados desde enero de 2021, es decir, desde antes de los cambios de tarificación. Además, recuerdan que las facturas prescriben a partir de los 12 meses, por tanto, los usuarios que no tengan el recibo de enero del año pasado no tendrán que pagarlo.

Por su parte, desde la comercializadora Naturgy afirman que como medida extraordinaria, permitirán a los abonados abordar el pago en el doble de tiempo del periodo en el que se han acumulado las facturas.

El director general de Consumo, Fèlix Alonso, tacha esta práctica de «abuso a los usuarios»: «La gente está espantada porque diariamente hablamos de la subida del precio de la luz y hay familias que no saben cuánto van a tener que pagar, la gente mayor también lo vive con incertidumbre; la población está angustiada y por ello, consideramos que se han vulnerado los derechos de los consumidores».

Alonso recomienda a los afectados «tomar cartas en el asunto» y poner una reclamación ante el Sistema Arbitral de Consumo o ante la oficina de la Conselleria: «Intentaremos detectar cuál ha sido la fisura que ha desencadenado la problemática para poder abrir un expediente sancionador».

Además, su Director General denuncia que Endesa no ha comunicado estas deficiencias a todos los abonados perjudicados, tal y como se había comprometido en una reunión que se celebró en septiembre en la que también pidieron «comprensión» a la Administración. «Creemos que a estas alturas, una empresa con la envergadura de Endesa tendría que haber podido solventar el problema», lamenta Alonso, quien asegura que se trata de un problema que concierne a usuarios de toda España y con otras operadoras.

El Consell pedirá explicaciones

El Consell aprobó iniciar las gestiones para investigar cuántos abonados están afectados, cuáles son las empresas comercializadoras que tienen el problema y depurar así responsabilidades. Una iniciativa que fue propuesta por Podemos y que se aprobó por unanimidad en el pleno del mes de diciembre, a raíz de que salieran a la luz los primeros perjudicados.