La primera planta del Convent de Sant Diego será un espacio expositivo sobre calzado de la Isla. | Gemma Andreu

1

Después de tres meses y medio de inacción, la comisión de seguimiento del Convent de Sant Diego de Alaior se sienta para abordar el futuro del equipamiento. Aunque el inicio de la reunión, celebrada este martes por la mañana de forma telemática,  estuvo marcado por un tono bronco con varios reproches por haber demorado el encuentro, la charla se recondujo y las tres administraciones fueron capaces de coincidir en uno de los puntos del orden del día: la prioridad es abrir cuanto antes y para no alargar más el proceso se instaurará un régimen de gestión temporal.

Una decisión que se aprovó por unanimidad entre los tres representantes de la Agencia de Estrategia Turística de les Illes Balears (Aetib), el conseller insular de Cultura y el alcalde de Alaior.

Junio o julio

La propuesta se hizo por parte del representante de la Conselleria de Cultura del Consell, Miquel Àngel Maria, y las otras administraciones se mostraron «en sintonía» para dar el visto bueno. Los plazos que se veían inasumibles (abrir antes de verano) hoy están más cerca de alcanzarse. A partir de la semana que viene, técnicos de las tres instituciones empezarán a trabajar con el fin de conseguir que el espacio abra «en junio o julio», tal y como concreta el alcalde de Alaior, José Luís Benejam. Se espera que las áreas que se puedan inaugurar entonces sean la primera planta, la que alberga la exposición de calzado de Menorca y la exposición etnológica, y la segunda planta en la que se ubica el Centro de Cultura Gastronómica.

Se prevé que la gestión temporal dure aproximadamente un año, y paralelamente, se trabaje    en construir la fórmula definitiva que previsiblemente será una sociedad instrumental formada por las tres administraciones.

En lo relativo a la titularidad, que sigue en el aire después de que la Aetib revocara el acuerdo para la cesión al Ayuntamiento de Alaior, nada se avanzó en la reunión de ayer, lo cual constituye un aspecto de gran relevancia para el Consistorio que, según defiende, debe definirse cuanto antes.

Benejam lamenta que la decisión se haya tomado «tarde» porque se habría podido trabajar con más tranquilidad para abrir antes, pero asegura que está «ilusionado» con los avances. Desde el Consell, Maria valora positivamente el encuentro en el que, asegura, la mayor parte del tiempo se trabajó en pro de sumar y «acercar posturas». Por parte del Govern, el conseller del    área de Turismo, Iago Negueruela, salió «satisfecho» de la reunión.