El obispo Francesc Conesa, al fondo a la derecha, al empezar la reunión con el Papa Francisco | Efe

1

El obispo electo de Solsona y administrador diocesano de Menorca, Francesc Conesa, participó, en la mañana de este viernes, en la audiencia con el Papa Francisco, durante la visita ‘ad limina’ a Roma,  junto con los prelados de las provincias eclesiásticas de Valencia, Barcelona y Tarragona.

Al concluir la reunión, de dos horas y media, Conesa manifestó a «Es Diari»: «Ha sido un encuentro emocionante y reconfortante, que ha comenzado con un oración por Antoni Vadell». El prelado mallorquín, obispo auxiliar de Barcelona, de 49 años, afronta hace varias semanas un cáncer de páncreas que ha hecho temer por su vida. El nuevo titular de la sede episcopal de Solsona explicó que «durante dos horas y media hemos hablado con el Papa con total libertad sobre los temas que nos preocupan en nuestra labor pastoral y evangelizadora».

«El Papa ha escuchado con atención y sus respuestas han sido iluminadoras. Hemos sentido el cariño del Santo Padre, su espontaneidad e incluso su buen humor. De manera particular me ha animado en mi nuevo destino», en referencia a su toma de posesión, el próximo 12 de marzo, como obispo de Solsona. «Me siento reconfortado por las palabras que me ha dirigido; sé que cuento con su oración, como él con la mía», concluye, desde Roma, el obispo Conesa Ferrer.

Festividad de Sant Antoni

El administrador diocesano de Menorca, que se ha desplazado al Vaticano con el vicario general, Gerard Villalonga, regresa este domingo a la Isla. El lunes presidirá en la Catedral la misa de Sant Antoni, patrón de Menorca, y la procesión ‘des Tres Tocs’.