Josep Pons Fraga. | Gemma Andreu

4

En su intervención, el editor, Josep Pons Fraga, dio ‘tres tocs’ en los que defendió y reivindicó, en primer lugar, la menorquinidad de «Es Diari», que, afirmó «constituye el sentido y la esencia de los que trabajamos en Editorial Menorca». Subrayó la vigencia de lo manifestado, en 1969, por los hermanos Seguí Puntas, accionistas del rotativo insular, «ser un diario donde los menorquines puedan encontrarse y confrontar libremente sus ideas y experiencias». Y aludió al criterio fijado por el presidente-fundador del Grup Serra, Pere A. Serra, al impulsar la integración de «Ultima Hora Menorca» y «Es Diari»: «Hacer un diario para Menorca y que los menorquines lo quieran, participen y lo sientan suyo».

 Pons Fraga también reclamó a las instituciones que valoren el compromiso del MENORCA con la lengua propia al ser el rotativo de Balears que más contenidos, textos y artículos publica en catalán. Un esfuerzo que no recibe ningún apoyo de los poderes públicos.

 Y en el último ‘toc’ afirmó que no se puede demorar la digitalización de la hemeroteca del diario, que calificó como «un inmenso tesoro documental que guarda la memoria viva de los últimos 80 años de Menorca». Planteó un acuerdo en el que participen el Consell insular, el Govern y la Universitat de les Illes Balears para «empezar este año con la primera década (1941-1951) y poner la hemeroteca a disposición de todos».