Imagen de la sede de la Agencia Tributaria, en el puerto de Maó | Gemma Andreu

0

Un total de 14.952 contribuyentes menorquines han tenido que pagar a Hacienda un montante de 32,4 millones de euros en la declaración de la renta. Esta campaña ha estado marcada por los expedientes de regulación temporal de empleo, lo que se ha traducido en cambios ante la Agencia Tributaria. Estas personas que han tenido que hacer frente a un pago habiendo estado en un ERTE han podido fraccionar la cuantía en seis períodos.       

Por otra parte, la Agencia Tributaria ha devuelto ya a los contribuyentes de la Isla 18,4 millones de euros como resultado de la liquidación de la última campaña de la declaración de renta, correspondiente al año 2020. Han percibido la cuantía 27.257 menorquines de los 27.636 que presentaron una declaración con resultado a devolver. Por lo tanto, Hacienda ha ingresado ya a los menorquines el 97,4 por ciento del importe total reclamado, un porcentaje que se halla por encima de la media balear y cuyos datos, a finales de año, se situaban en el 92,9 por ciento.

En cambio, hay 379 contribuyentes a los que todavía no se les ha retornado la cuantía solicitada. El importe alcanza los 493.500 euros.   

De las 45.575 declaraciones totales presentadas en esta campaña, el 60,6 por ciento ha sido con solicitud de devolución. El 32,8 por ciento fueron a ingresar. Y el 7 por ciento restante obedecen a declaraciones negativas o con renuncia a la devolución.     

El previsible aumento de obligados a declarar como consecuencia de los ERTE, que tributan como rendimientos de trabajo, y la obligatoriedad de presentar declaración para todos los perceptores del Ingreso Mínimo Vital no ha disparado el número de declaraciones presentadas al cierre de la campaña. Es más, la cifra total ha sido ligeramente inferior a la de la campaña anterior.