Balears es la comunidad con el precio de los carburantes más alto por los costes de la insularidad | Efe

4

La cuesta de enero de este año es aún más dura si hay que utilizar el vehículo privado. Llenar el depósito del coche es hasta un 22,4 % más caro que hace solo un año. El precio de los carburantes durante el pasado mes de diciembre, último mes disponible en el boletín mensual del Ministerio para la Transición Ecológica, fue el más elevado en este período desde el año 2017, como se aprecia en el gráfico adjunto.

Balears cerró el 2021 con un coste medio del litro de gasóleo de 1,415 euros; mientras que el litro de gasolina alcanzó los 1,541 euros. Esto implica que llenar un depósito de 55 litros de gasóleo cuesta 77,8 euros y hacerlo a finales de 2020 no llegaba a los 63 euros. En el caso de que sea de gasolina, el precio es de casi 85 euros y un año antes era de 69,2 euros.

«Estas variaciones no son más que un reflejo de la escasa oferta del producto y la recuperación de la demanda», aseguró el presidente de la Federación de Estaciones de Servicio de Balears, Joan Mayans, quien añadió que este incremento de precio de los carburantes es algo global. De hecho, su coste ha aumentado en todo el Estado.

Mayans recordó que en 2020, tras la irrupción de la pandemia —que conllevó la paralización de la actividad y el confinamiento domiciliario— los precios cayeron en picado. «Es algo que no se había previsto, por lo que la producción de petróleo en aquel momento era la habitual. Cayó la demanda y también los precios», explicó Mayans. Desde entonces, la producción fue descendiendo y la reactivación de la demanda, a mediados de 2021, provocó una escalada de precios. «En el caso de los carburantes ha ocurrido lo mismo que con otros productos», reconoció el presidente de la patronal.

En cuanto a la evolución de este mercado en los próximos meses, Mayans auguró que los precios seguirán al alza. «Los países productores de petróleo van poco a poco y la producción aún no ha alcanzado los niveles prepandemia», reconoció.

Esta situación, indicó, no favorece a las gasolineras. «Los clientes se lo piensan dos veces, porque llenar el depósito es caro», dijo. Por contra, si el coste desciende, «se incentiva el consumo».

Además, hay que tener en cuenta que Balears es, históricamente, la comunidad con los carburantes más caros de España debido a la insularidad. En el lado opuesto de las Islas se encuentra Murcia, donde el litro tanto de gasolina como de gasóleo es hasta 10 céntimos más barato.