Imagen de la céntrica plaza de Ciutadella durante la celebración del Caragol des Born en 2019

34

A cinco meses vista para Sant Joan, la celebración de las fiestas de Ciutadella sigue siendo oficialmente una incógnita. No obstante, a diferencia de los dos últimos años, se puede avanzar que a día de hoy existe una mayor predisposición para que regresen al calendario. Prueba de ello es que el Ayuntamiento contempla ese escenario, tal y como reconocía este lunes la concejala de Fiestas, Gràcia Mercadal, al término de una nueva reunión de la comisión para la evaluación de la ordenanza de Sant Joan.

«Tenemos el deber de planificar un Sant Joan de fiesta y otro sin ella. Lo que haremos es ir trabajando para que en caso de que se pueda celebrar, tenerlo todo preparado y que no nos pille desprevenidos», explica Mercadal, quien recuerda que la decisión final se adoptará cuando se acerque la fecha y en función de la situación sanitaria, la normativa y la restricciones vigentes. En ese sentido, recalca que se trata de una decisión que no está en manos del Consistorio ni de la Junta de Caixers, sino de las autoridades sanitarias.

Pero en realidad, la posibilidad del regreso de las fiestas comenzó a tomar fuerza hace unos días a raíz de la publicación realizada por el caixer senyor del bienio, Borja Saura, en una red social. En dicho mensaje hablaba de «un sueño que se hará realidad en 2022». Preguntado este lunes por este diario, lo confirmaba: «Sí, estamos trabajando pensando en que al final se podrá celebrar Sant Joan 2022».

Desde México, donde reside, Saura está en contacto estrecho con el Ayuntamiento. Reconocía que tanto Mercadal como la alcaldesa Joana Gomila «me expresaron que eran muy optimistas y ya piensan en ir trabajando en la organización de la fiesta en lo que a ellos les compete, como los temas de seguridad y aforos».

El principal protagonista de la fiesta sostiene que tiene que ser optimista, «siempre lo soy», apunta, más aún «viendo los movimientos que se han producido en días pasados durante Sant Antoni y diferentes eventos casi celebrados con toda normalidad; es para ser optimista», insiste.

Así, el trabajo del Ayuntamiento se encamina desde ya hacia los dos escenarios citados. Preguntada Mercadal sobre la posibilidad de una tercera vía, la de celebrar la fiesta de una forma diferente a la tradicional, reconoce que es una opción que ella misma ha defendido en diversas ocasiones, pero complicada. «Cuando te pones a analizarla es difícil verla; existen dificultades para ver una opción intermedia», concluye la edil, quien no obstante avanza que es una opción que se intentará abordar en próximas reuniones de la comisión de evaluación.