Las estufas catalíticas ayudan a calefactar las aulas que han llegado a tener una temperatura de ocho grados | Josep Bagur Gomila

8

Los alumnos de Educación Primaria del CEIP Castell de Santa Àgueda de Ferreries cuentan, desde esta semana, con una nueva compañera de aula. Una estufa de butano, la denominada catalítica, en cada clase es la solución provisional adoptada para que los estudiantes soporten las bajas temperaturas. Y es que el sistema de calefacción ha quedado obsoleto en los meses más fríos del curso.     

La concejala de Educación en el Ayuntamiento de Ferreries, Maria Pons, explica que eran continuas las reparaciones que la empresa de mantenimiento contratada por el Consistorio debía ejecutar, aunque sin imaginar que había alcanzado la obsolescencia. Antes de las fiestas navideñas hubo que sustituir una pieza, pero la escasez de suministros retrasó su llegada. Por ello, y a la espera de este recurso, el Ayuntamiento decidió adquirir una serie de calefactores. Pero cuando llegó solo funcionó unas horas. Fue cuando la empresa emitió un informe indicando que el sistema había quedado obsoleto y la reparación ya no era una solución.   

Maria Pons indica que «pusimos sobre la mesa todo tipo de propuestas, no podíamos permitir que esos alumnos fueran a clase sin calefacción, las aulas tenían una temperatura de ocho grados». Ni un aumento de potencia ni generadores iban a solucionar el problema, de ahí que el pasado fin de semana se instalaron 16 estufas catalíticas en las aulas de Educación Primaria. En las de Infantil funciona la calefacción. Los docentes lidian ahora con los medidores de CO2 que avisan de haber superado los niveles máximos permitidos, debido a la combustión, lo que obliga a ventilar y, por tanto, refrescar de nuevo el aula. No obstante, el centro ya dispone de los purificadores de aire que ayudan a mejorar la calidad y reducir, a su vez, los contagios.   

El conseller de Educación, Miquel Àngel Maria, se ha preocupado por el asunto después que la comunidad educativa le informara de la situación y mostrara su inquietud. El conseller hizo una gestión con la Conselleria e indica que la respuesta fue positiva ya que el Govern trabaja en el tema y en busca de solución.

Pero lo cierto es que el nuevo sistema de calefacción no será una realidad este invierno.

Hay que recordar que en el curso 2016-2017 a los alumnos del «Cap de Llevant» y del «Guàrdia» también se les helaron las ideas por nuevos problemas en la climatización.