Redexis es actualmente el segundo operador de propano canalizado en el mercado nacional y Nedgia Balears le ha traspasado su negocio de gas natural en las Islas. | ARCHIVO

1

El equipo de gobierno del Consell no cierra la opción al desarrollo de un proyecto de gasificación de Menorca, tampoco ofrecerá apoyo alguno, sino todo lo contrario. «Nuestro posicionamiento es que el gas natural llega tarde, ya no sirve como energía de transición», dijo con claridad Josep Juaneda, conseller de Medio Ambiente, ayer en el pleno del Consell.     

El reciente interés mostrado por Redexis en recuperar el proyecto adjudicado por el Govern en 2015 a Gas Natural, luego Nedgia, del grupo Naturgy, carece de vinculación. Nedgia renunció al contrato unos años después y fue rescindido de mutuo acuerdo, por lo que Redexis deberá empezar la tramitación de otro proyecto desde cero.

Debe presentarlo ante el Govern y, si durante la presentación de alegaciones aparecen más empresas interesadas, será convocado otro concurso. Este llegaría siete años después de la adjudicación a Gas Natural Distribución SGD SA de la construcción y    explotación de las redes de distribución de gas natural en Menorca, un proyecto que finalmente no se ha realizado.

El acuerdo empresarial alcanzado recientemente entre Nedgia y Redexis incluye el traspaso de la primera a la segunda de la actividad en Balears y, en concreto, puntos de suministro de GLP en Menorca. Ello habría animado a Redexis a promover un proyecto más consistente.       

«Acoso y derribo»

El debate lo suscitó el PP a través de una interpelación presentada por Carlos Salgado para conocer la postura del equipo de gobierno sobre la implantación del gas natural en la Isla. Aludía al proyecto adjudicado en marzo de 2015 por el Govern Bauzá y «la norma de la izquierda de acoso y derribo de lo que ha hecho la derecha», dijo, como una de las razones de que, dos mandatos después, no haya salido adelante.   

Alabó el portavoz popular el nuevo combustible como recurso para desterrar el fuel y el gasoil de la central térmica del puerto y expresó su temor a que el rechazo a la gasificación por parte de la izquierda diera lugar a otra indemnización millonaria. Pero la razón es otra, según le contestó con claridad y contundencia Josep Juaneda, «en la estrategia de descarbonización    Menorca 2030,    se contempla la sustitución progresiva de los usos eléctricos por fuentes renovables», explicó.

«Nos parece una estafa, el gas es absolutamente necesario durante las dos o tres próximas décadas», le replicó Carlos Salgado, quien comprometió a la presidenta por unas declaraciones de esta hace tres años. «Mi postura es la misma que la del equipo de gobierno, si el proyecto no ha salido adelante es porque la empresa se ha echado atrás», respondió Susana Mora.