Varios vehículos habituales de transporte de mercancía a Menorca desembarcan de un ferri para dejar su carga en Maó

3

El año pasado entraron en Menorca ocho mil toneladas de frutas, verduras y hortalizas, un notable volumen de producto fresco. Dos terceras partes corresponden a hortalizas, mientras que mil toneladas fueron de fruta.     

La población flotante constituye una variable decisiva en las cifras de consumo de alimentos y 2021 no tuvo actividad turística real hasta finales de junio, por lo que en un año normal, dependiendo del flujo turístico, la estadística refleja datos más altos.     

Las grandes superficies, que cada vez copan mayor cuota de mercado, son también las grandes generadoras del tráfico de este tipo de productos, que utiliza como medio de transporte los buques de línea regular de pasajeros y carga. La mayor densidad de tráfico durante la temporada turística coincide también con el mayor tirón de la demanda de consumo, por lo que el abastecimiento está garantizado a lo largo de todo el año.     

Esa relación entre el tráfico ordinario de pasajeros y el de mercancías explica también el mayor peso del puerto de Ciutadella en la entrada de productos frescos. El de alimentación, que es el que aparece en el cuadro y el que aprovecha la mayor frecuencia y disponibilidad de horarios de los buques que conectan este puerto con Alcúdia y Barcelona, triplica el tonelaje respecto al puerto de Maó.

984 toneladas de cerveza

De las más de 20.000 toneladas de bebidas que entraron el año pasado por el puerto de Ciutadella, casi la mitad (9.500) corresponden a agua y otras 9.919 a bebidas carbónicas y refresos. Entre las bebidas alcohólicas la reina de la importación es la cerveza, 984 toneladas fueron desembarcadas en los muelles de Son Blanc.

Del resto de bebidas alcohólicas se descargaron 18 toneladas y de vino solo 110 kilos, una cifra muy modesta que se compensa con las cifras de Maó, donde hubo más entrada de esta mercancía. De las más de 13.000 toneladas correspondientes a productos de este epígrafe la mayor parte corresponde a vino.

Otro producto que genera gran demanda, a la vista de las cifras de importación que presenta, es la comida para animales de compañía o mascotas. Solo en el puerto de Ciutadella fueron desembarcadas el año pasado 9.440 toneladas, las mismas que agua para consumo humano, lo que explica el elevado censo de animales al margen de la ganadería.

La comida para animales triplica, por ejemplo, el volumen de galletas y productos de pastelería. Los productos lácteos importados solo a través de Ciutadella fueron 60 toneladas y de tabaco llegaron por la misma vía 325 toneladas.

Piensos y forrajes

En Maó se realiza el desembarco de combustibles, graneles sólidos (cemento) y mercancías peligrosas. También es la entrada elegida para la alimentación del ganado, el año pasado desembarcaron 16.731 toneladas de pienso y forraje, por las 336 toneladas desembarcadas en Ciutadella.

Son Blanc mantiene la hegemonía desde hace prácticamente una década    en el transporte de pasajeros, productos alimenticios y transporte de vehículos, que se decantan por la mayor conectividad de Ciutadella y su proximidad a Mallorca, que disputa a Barcelona la primacía del embarque de la mercancía que llega a Menorca.

A Maó sigue llegando asimismo carga en contenedores. El año pasado fueron desembarcadas 23.602 toneladas, la mitad del volumen total de carga en este puerto. A Ciutadella llegaron en contenedor 450 kilos pero fueron embarcadas hacia el exterior cuatro toneladas.

Si se utilizan las cifras globales de entrada por cada uno de los puertos de mercancía general además de los productos de alimentación, el resultado global de actividad es favorable a Maó con 414.480 toneladas, a los que hay que sumar 135.038 toneladas de graneles líquidos (combustible) y otras 20.107 de cemento. El dato de Ciutadella son 348.609 toneladas en total.