Un operario de la compañía de telefonía recoge cables retirados de las fachadas del pueblo.

4

Las fachadas de las casas de Es Migjorn Gran experimentarán un importante lavado de cara con la retirada de todo el cableado en desuso tanto de teléfono como del alumbrado público que, en ambos casos, ya está obsoleto. El Ayuntamiento informó ayer de un acuerdo con la compañía Telefónica para retirar de todos los edificios el cableado que ya no está operativo, debido a la instalación posterior de la fibra óptica. Por parte municipal, una vez se retiren los cables viejos que afean las fachadas, la brigada se ocupará de retirar las cajas de conexiones empotradas y reparar los daños puntuales en las paredes, tapando agujeros o remozando las partes de fachada que queden vacías.

Cuando esta operación, que ya ha comenzado pero no tiene un plazo de finalización, ya que los operarios de Telefónica avanzan mientras no tengan otra emergencia o trabajo, el cableado en fachadas del pueblo se habrá reducido en un 25 por ciento. Este es el calculo que realiza el concejal de Urbanismo, Ramón Verdú, quien afirma que hay cableado en desuso que llega a tener seis centímetros de grosor, por lo que su retirada tendrá un impacto estético positivo sobre las edificaciones. Además de arreglar los desperfectos que ocasione la retirada de los cables de Telefónica, en paralelo los operarios de la brigada municipal aprovecharán para quitar también los cables del alumbrado público antiguo que tampoco ya se usa. En resumen, el objetivo, afirmó Verdú, «es dejar las fachadas de Es Migjorn Gran lo más adecentadas posible».